Dulce companía

Sin límites


Mucho se habló en los medios locales de los nuevos y no tan nuevos problemas de transito que sufrimos los vecinos de El Calafate y es cierto que la ciudad creció explosivamente y que salvo de turistas, desborda de todo un poco.

Desborda de agua cuando llueve y cuando no llueve, pero se rompe algún caño de Servicios Públicos, desbordan las cloacas hacia laguna nimes, cuando los efluentes cloacales d e los pocos privilegiados que cuentan con red, tiran de la cadena más de los necesario, desbordan las escuelas de nuevos matriculados, que colman las aulas de la diversidad de contenidos y perfiles que nuestra siempre ponderada ley federal supo engendrar, desbordan las pasarelas del glaciar que aguantaban 80 mil turistas por años y hoy soportan 400 mil (mientras esperan que los inversores privados y públicos inicien las obras de infraestructura comprometidas hace ya un par de años) y podríamos seguir con los desbordes, pero la idea es hablar del transito.

No hay que de dar muchas vueltas por la ciudad para darse cuenta de que no existe una política desde el municipio para ordenar el tránsito, los esfuerzos de los inspectores municipales para controlar el caos que se vive en determinados horarios, ya no alcanza y la desidia de las autoridades para incorporar nuevos agentes ya no tiene justificación.

Pasó Cherbucov, ahora pasó Zátera y todos en algún momento expresaron lo mismo, no se puede pretender que haya un control de transito con el mismo personal que controlaba la ciudad hace cinco años, cuando por lo menos éramos un tercio de la población actual.

Los semáforos, no son ni siquiera una promesa de la actual gestión (doce años de gobierno), las calles –que en cualquier lugar el mundo tienen una sola mano- en nuestra ciudad cambian de mano a las dos cuadras y no solo cambian de mano, también cambian de nombre.

Los limites de velocidad, varían, si sos un vecino común, el limite es de 40 por hora, si sos remissero, 60 por hora, si sos de un delivery 80 por hora, si sos funcionario municipal podes pasar tranquilamente los 100 por hora y sos Intendente Municipal, no tenés limite.

Los carteles de señalización de las calles se caen a pedazos, salvo los de prestigiosos vecinos, algunas avenidas como la 17 de Octubre, siguen teniendo carteles que nos recuerdan que antes la llamábamos Automóvil Club Argentino y si salís un par de cuadras del centro tenés que adivinar no solo en que calle estás, sino en que numero estás y ahí entra el juego el ingenio de la gente, si pedís una pizza o un remis, te buscas dos o tres puntos de referencia y seguramente te van a encontrar.

Ahora bien, nos imaginamos que los funcionarios municipales no deben dormir de los preocupados por el transito vehicular y sobretodo por las múltiples funciones que deben atender para que tanto peatones como conductores, transiten tranquilos por la desbordada ciudad.

Algunas de esas funciones:
Realizar estudios y relevamientos de datos acerca de la circulación de vehículos y personas, accidentes, redes semafóricas, puntos de conflictos y demás.
Elaborar proyectos de ordenamiento y sistematización de tránsito urbano e interurbano.
Asistir a la Dirección Provincial de Vialidad en los proyectos de obras de tránsito.
Elaborar normas e instrucciones sobre el tránsito vehicular y peatonal.
Organizar y coordinar campañas de educación vial.
Fiscalizar el cumplimiento, por parte de los concesionarios y permisionarios, de las condiciones y las tarifas establecidas para la prestación de los servicios de transporte público.
Fiscalizar el cumplimiento de las normas e instrucciones generales y específicas establecidas por la misma Dirección.
Fiscalizar el cumplimiento de la legislación provincial y nacional sobre el transporte.
Aplicar multas y sanciones por las infracciones cometidas por concesionarios y permisionarios del servicio de transporte público.
Sancionar las infracciones a las normas e instrucciones establecidas por la Dirección y por la legislación provincial y nacional.
Realizar verificaciones técnicas periódicas de vehículos de transporte de pasajeros y de cargas, así como de particulares, en lo referido a la seguridad de pasajeros y terceros, y a la protección del medio ambiente.
Entender en el otorgamiento de habilitaciones, a los choferes de los servicios públicos.
Entender en la habilitación de los vehículos de transporte de pasajeros y de carga.
Asesorar técnicamente en temas afines a los empresarios relacionados con el transporte.
Entender en el otorgamiento de concesiones para la explotación del transporte público de pasajeros.
Llevar el registro de conductores y vehículos habilitados de las empresas de transporte de pasajeros, así como de sus antecedentes e infracciones.

Capilla del Monte planifica y crea estrategias

No existe una única definición de estrategia, ni consenso entre los especialistas respecto al proceso que la genera. La estrategia se asocia íntimamente a una determinada imagen objetivo o escenario a largo plazo, por ello, se considera a la determinación de objetivos como parte del trabajo mismo de la formulación estratégica.

S. Boisier afirma: Una estrategia es una manera de actuar, de enfrentar la realidad (que no es un medio puramente físico e inanimado, sino por el contrario, un medio social) que implica un intento de anticipación a las reacciones que desata una acción dada, y por lo tanto se supone un conocimiento acerca del patrón de conducta (pasado, presente y futuro) de quien reacciona, sea un individuo, una empresa, una colectividad o un Estado.

Más allá de la definición, la Municipalidad de Capilla del Monte (Córdoba) asumió el compromiso de realizar su gestión de gobierno dentro de un marco estratégico que le permita planificar y proyectar sus acciones.

El intendente Gustavo de Figueredo (*) impulsó distintas medidas para realizar un Plan de Desarrollo Integral (PDI), al tiempo que dio continuidad a la gestión de la administración anterior y adhirió al Plan de Reforma Integral de Municipios (PRI). Todo ello permitió que Capilla del Monte calificara como municipio confiable y accediera a la línea de créditos otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo.

El PRI comprende distintas etapas. Una se vincula directamente con el desarrollo de la actividad municipal en los planos de los recursos humanos, la infraestructura y la informática que le permite capacitar al personal, realizar reformas edilicias acordes a las necesidades de los agentes municipales y del contribuyente y sumar nuevos elementos de informática.

La otra etapa se relaciona con la obra pública respecto a la cual se presentaron y aprobaron dos proyectos que respectivamente contemplan la construcción de una nueva terminal de ómnibus y de una planta de separación de residuos sólidos, la cual -junto a la recién inaugurada planta de tratamiento de líquidos cloacales- contribuirá a optimizar el manejo de los residuos urbanos.

Cuando la aceleración de las transacciones, las comunicaciones, los procesos productivos y las grandes innovaciones tecnológicas se da en simultáneo con una productividad-rentabilidad económica extraordinaria, el gran desafío sigue siendo lograr un desarrollo humano en términos de acceso, equidad y sustentabilidad.

Plan de Desarrollo Integral (PDI) de Capilla del Monte
El PDI es un producto al que contribuyo mucha gente y que fue evaluado y convalidado por la Junta Promotora. Es decir, por primera vez los capillenses cuentan con una puesta en común, sistematizada e integral de su situación actual. Una visión perfectible, y por eso mismo provechosa para continuar recreando Capilla. Un hito de producción colectiva desde donde mirar para seguir acercando los fragmentos de caminos recorridos y comenzar ya a construir el futuro. Es una invitación a acercarse a la ciudad de una forma nueva, que permite consolidar una historia, a la vez que contribuye a fortalecer un posicionamiento para insertarse en los nuevos escenarios.

¿Por qué se hizo?
La realidad nacional e internacional sufre acelerados y profundos cambios. Inserta en un proceso donde las identidades y pautas referenciales (ambiente, país, moneda, nacionalidad, lengua, cultura, vida cotidiana, sistemas productivos, etc.) se integran en el circuito centrifugador de la globalización, Capilla del Monte inició el único proceso posible para reencontrarse a sí misma como primer paso para definir el puerto de partida y el destino que quiere alcanzar dentro de esta nueva ordenación del espacio, de la producción y de las relaciones humanas.

En cada componente del desarrollo actual se observan grandes deficiencias y la integración de los mismos es bastante precaria. Mientras la calidad de vida es una meta buscada por todos, la economía globalizada tiene dificultades para compatibilizar el dinamismo que requieren los nuevos patrones de competitividad con los medios que se necesitan para remediar el deterioro del ambiente, el aumento de la pobreza y la ampliación de las desigualdades sociales.

Estos cambios generan grandes incertidumbres en los individuos. No sólo cambian la macroeconomía y las oportunidades laborales, sino también los valores. Mientras, las fronteras desdibujan su geografía para materializarse en términos de acceso a información, mercados, comunicaciones y desarrollo científico.
Sin embargo, este escenario presenta nuevas oportunidades. La consolidación de regímenes democráticos en el Cono Sur, el logro de la estabilidad macroeconómica y la ampliación de la conciencia sobre la preservación del ambiente son motivos para abrir esperanzas. Los procesos de descentralización y regionalización política y administrativa son nuevos mecanismos de participación que otorgan a los gobiernos municipales y actores locales nuevos roles como agentes y decisores de sus propios diseños y estrategias de desarrollo. Estas oportunidades son apoyadas por programas de asistencia técnica y financiera para emprendimientos de orden público y privado orientados a mejorar la eficiencia y la competitividad de los distintos sectores que hacen a la construcción social del presente y del futuro.

Capilla del Monte cuenta con una fortaleza adicional en su bello entorno natural propicio para convertirse en factor de desarrollo regional. Pero no basta con confiar en las bendiciones de la naturaleza cuando se vive en un mundo donde las ventajas comparativas surgen del dominio de la información y de las nuevas tecnologías y del eficiente manejo de los recursos humanos, institucionales y financieros.

Los capillenses tenemos hoy una gran oportunidad asentada en el valor más genuino con que cuentan los grupos humanos: inquietud y voluntad para salir adelante. Tenemos, además, una población pequeña; buena proporción de recursos humanos capacitados; un entorno natural que ofrece oportunidades para turismo y hotelería, pero también para prestar servicios ambientales; suelos y agua aptos para cultivos especiales y un gobierno local comprometido con su gente y dispuesto a enfrentar los retos.

Una ciudad es una realidad concreta, con sus calles y su río, su plaza y su gente. Pero también la ciudad es según como la pensamos y vivimos las personas. En última instancia, el PDI nos propuso pensar y vivir Capilla con un aire nuevo y una nueva conciencia de su entorno. Nos tomamos un tiempo para proyectarla juntos y para iniciar los caminos más beneficiosos para todos.

¿Qué es el Plan?
El PDI de Capilla del Monte es un modelo de gestión participativa que permite conocer, anticipar y potenciar el desarrollo de la ciudad. Tiene como objetivo identificar, diseñar y gestionar líneas estratégicas y de acción consensuadas que se orientan a generar un desarrollo más equilibrado y equitativo en el territorio, mejorar la calidad de vida de sus pobladores, promover el trabajo articulado de políticas urbanas entre distintos sectores de la sociedad y compartir nuevos instrumentos que permitan potenciar la diversidad de las actividades económicas.

La participación comprometida de toda la comunidad fue la premisa fundamental del PDI. Durante dos años, esa manifestación se dio parcialmente en Capilla del Monte y permitió arribar con buenos resultados a tres de las etapas principales:
• Diagnóstico integral de la situación de Capilla del Monte.
• Diseño de la visión a adoptar y de objetivos y líneas estratégicas de intervención.
• Cartera de Proyectos.
Pero como para pasar a cualquier etapa es necesario, reconocer nuestros defectos y virtudes y con todo esto dar el paso para crecer, es que frente a este nuevo milenio tenemos la posibilidad de decidir como crecer, una decisión única y personal. Nadie nos obliga o impide, podemos aportar al conjunto del pueblo nuestra buena voluntad, ideología y capacidad humana, para que en la suma multipliquemos el cambio; podemos permanecer en la critica y el enfrentamiento hasta que la experiencia nos diga ahora es el momento de cambiar y sumar. Pero esta decisión es nuestra, es de Capilla del Monte. De nuestra decisión personal de sumar o no al conjunto nos responsabilizarán las generaciones futuras.

En este inicio de trabajo, sentado sobre las bases de estudio y análisis participativo, la continuidad del Plan está en nuestras manos, porque como siempre el Plan es de los capillenses y para ellos.

(•)Intendente de Capilla del Monte, ex-Secretario de Turismo de la misma localidad.

Críticas a Transporte y Turismo por aumentos de tarifas a extranjeros

Buenos Aires (NA). Cámaras y operadores turísticos de distintas provincias expresaron en las últimas horas severas críticas a las secretarías de Transporte y de Turismo de la Nación ante un aumento de tarifas aéreas aplicado a visitantes extranjeros que, según denuncian, en algunos casos llegan a triplicar el valor final del ticket.

De acuerdo con lo informado por las cámaras que agrupan a los empresarios turísticos, las compañías Aerolíneas Argentinas y LAN comenzaron a cobrar la tarifa máxima permitida para los extranjeros, cuando estos llegan al país través de otras líneas.

Así, un pasajero que pagaba anteriormente 600 pesos para viajar de Buenos Aires a Mendoza, ahora llega a pagar 600 dólares, según denunció Alfredo del Giusti, director ejecutivo de la Cámara de Turismo de esa provincia.

"Esto es muy grave para el interior. Le están robando a los turistas extranjeros. Tenemos que soportar que LAN publique un aviso en el que invita a los turistas a pagar 199 dólares para ir a comer mariscos a Santiago de Chile, cuando le cobran 600 dólares a un pasajero que quiere venir a Mendoza", se quejó Del Giusti.

El empresario cuestionó a la Secretaría de Transporte por habilitar medidas de ese tipo y se quejó de que "no se ha escuchado nada por parte de la Secretaría de Turismo".

"Estamos reclamando en el vacío. Esta medida la dicta la Secretaría de Transporte y la Secretaría de Turismo, que regula el sector, no ha dicho absolutamente nada, no ha salido a la palestra. Con esto se va a reducir la cantidad de extranjeros que vengan a la Argentina", denunció Del Giusti.

La Cámara agregó que "es lamentable y significativo el silencio en que se ha sumergido también la Secretaría de Turismo de la Nación, sin advertir que esta decisión de Aerolíneas y LAN va a provocar una sensible reducción de visitantes extranjeros a nuestro país".

En tanto, versiones periodísticas señalaron que operadores de turismo que venden sus paquetes en el exterior y que incluyen el corredor Patagónico (Ushuaia – Calafate - Puerto Madryn) ya han recibido pedidos de cancelación. El incremento para las rutas patagónicas es del orden del 140% para todos los pasajes a extranjeros que arribaron al país sin usar los vuelos de Aerolíneas o LAN.

Hasta el momento, un visitante del exterior que llegaba al país a través de cualquier empresa y quería visitar un destino del interior tenía diferentes alternativas de precios. Si, por ejemplo, quería viajar de Buenos Aires a El Calafate, la banda tarifaria iba desde los 190 dólares ida y vuelta, sin tasas ni impuestos.

No obstante, en la actualidad, Aerolíneas y LAN decidieron aplicarle a los visitantes del exterior solamente la tarifa más alta que, con el aumento, hoy en día supera en el caso de El Calafate, los 454 dólares.

Fuente: Linea Capital

Hablo de valores y no de gruesos billetes


Mucho se habló en estos días de “valores” en la Cotecal, pero contrariamente a lo que muchos desearíamos, se habla de valores de Internet en referencia a los aumentos que están sufriendo parte de los usuarios y no de “VALORES COOPERATIVOS”, que debería ser el cristal con el que se mire está nueva situación planteada a partir de los nuevos costos del servicio.

Nos imaginamos que no debe resultar nada fácil para el Presidente del Consejo de Administración afrontar esta decisión de –como dicen en la Cotecal- readecuar las tarifas a más de 400 usuarios y suena comprensible la justificación esbozada por el mismo, a la hora de pretender justificar dicha medida: “como aumentaron nuestros costos de nuestro proveedor, nosotros les aumentamos el precio a nuestros clientes” pareciera ser el razonamiento hecho en la entidad.

Claro que si esta fuera la ecuación para definir los precios de todos los servicios, el cuadro tarifario en nuestro país sería muy distinto. Pero ¿Qué otra alternativa tenía el Consejo de Adminsitarción? Algunos en la última asamblea en la que aprobamos el balance y la retribución a los consejeros, ya habían propuesto una reducción de costos y debo decir que –comparado con otros años- esta debe ser la administración más austera, pero siempre queda algún gasto que no justifica su aplicación.

Otra alternativa podría ser la de incrementar los clientes, para redistribuir entre más usuarios, los costos directos que implica la contratación del satélite, pero esto también tiene un techo que –si bien no conocemos- podemos imaginar, sobre todo cuando navegar por Internet se vuelve una travesía tan lenta que uno, más de una vez percibe que en vez de navegar, se está hundiendo en su propia impotencia, por no contar con un servicio adecuado.

Un párrafo aparte merecen las afirmaciones hechas desde el Consejo de Administración, en cuanto a que este servicio es opcional para la cooperativa y que cualquier empresa podría comercializar Internet en la localidad. Dichos estos que son ciertos de manera parcial, porque no está demás recordar que la Cotecal es una Cooperativa de Telecomunicaciones y que son sus asociados los que tomaron la decisión de incorporar el servicio de Internet como parte de las prestaciones que priorizan recibir de la entidad.

En este sentido, resulta por lo menos llamativo observar, que en la nueva categorización no aparece una categoría de asociado y no asociado, en la que como correspondería a una entidad cooperativa, se le dé a los asociados un trato diferenciado.

“LOS NUEVOS VALORES” titula FM Dimensión uno de los párrafos en los que se nos informa de los aumentos y como cierre de este comentario me pareció prudente volver sobre los “Viejos valores”, los del cooperativismos, como el que nos recuerda que “Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas capaces de utilizar sus y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socio, sin discriminación social, política, religiosa, racial o de sexo.”

O el que establece que “Las cooperativas son organizaciones gestionadas democráticamente por los socios, los cuales participan activamente en la fijación de sus políticas y en la toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar y gestionar las cooperativas son responsables ante los socios. En las cooperativas de primer grado, los socios tienen iguales derechos de voto (un socio, un voto), y las cooperativas de otros grados están también organizadas de forma democrática.”

Y aunque alguno crea que estuve viendo otra película, no está demás recordar este que afirma que “Los socios contribuyen equitativamente al capital de sus cooperativas y lo gestionan de forma democrática. Por lo menos parte de ese capital normalmente es propiedad común de la cooperativa. Normalmente, los socios reciben una compensación, si la hay, limitada sobre el capital entregado como condición para los socios asignan los excedentes para todos o alguno de los siguientes fines: el desarrollo de su cooperativa posiblemente mediante el establecimiento de reservas, de las cuales una parte por lo menos serían irrepartible; beneficiando a los socios en proporción a sus operaciones con la cooperativa: y el apoyo de otras actividades aprobadas por los socios.”

O este que señala que “Las cooperativas trabajan para conseguir el desarrollo sostenible de sus comunidades mediante políticas aprobadas por sus socios.” Y en este último párrafo dejo flotando una pregunta ¿Por qué no se incluyó en la asamblea extraordinaria como tema de debate este aumento decidido unilateralmente desde el Consejo de Administración?

Efluentes dirigenciales II


Caro le sale a los vecinos de El Calafate no contar con un sistema integral de de tratamiento de efluentes cloacales y en este caso, cuando decimos vecinos, hablamos de más del 70% de los habitantes de la villa turística, que conviven –iniciado el siglo veintiuno- con una realidad en la que por un lado se ofrece un producto del primer mundo y por otro se comparte el paisaje con una realidad propia de la edad media.

Y como eso fuera poco, apareció una iniciativa legislativa, que propone aumentar el costo del servicio atmosférico, ya que parece que en el municipio sacaron cuentas y se dieron cuenta que -y disculpen la crudeza del concepto- “sacarle la mierda a la gente de este pueblo- cuesta caro y es más, cuanto más lejos vivís, más vas a tener que pagar, para que el bendito camión atmosférico, te permita disponer de tu pozo ciego.

En declaraciones a FM Dimensión el autor del proyecto explicó que “lo que se recauda en el transcurso del mes por este servicio no amortiza ni el combustible ni mucho menos las horas de trabajo de los empleados”, dando muestras claras de su preocupación por las cuentas municipales, que todos deberíamos imitar, no solo para decidir si aplicamos algún aumento a las tasas e impuestos municipales, sino también para decidir si prescindimos de los servicios de los que –si sacamos algunas cuentas- nos están saliendo bastante caros a los vecinos de El Calafate y no se justifica seguir gastando plata en ellos.

Tirar la cadena

Suena a frase del pasado, pero es bastante significativa, cuando uno hace referencia a tirar la cadena, está pensando seguro en evacuar lo depositado en el inodoro, pero no, no es en este sentido en el que voy a utilizarlo ahora. Tampoco estoy pensando en el año que viene, en el que aprovechando las elecciones, más de uno, va a querer tirar la cadena.

En este caso, el subtitulo viene al caso de que, en donde parece que están con ganas de tirar la cadena es en el Concejo Deliberante, en donde ya no soportan más los improperios del Presidente del cuerpo y más de uno, estaría pensando en levantar la mano en la próxima sesión, para tirar la cadena y darle así al cuerpo legislativo un poco de alivio.

Valores Cooperativos


“Las cooperativas están basadas en los valores de la autoayuda, la auto responsabilidad, la democracia, la igualdad, la equidad y la solidaridad. En la tradición de sus fundadores, los socios cooperativos hacen suyos los valores éticos de la honestidad, la transparencia, la responsabilidad y la vocación social.”

Los defensores del cooperativismo sostenemos que es el medio para generar igualdad de ingresos y arraigar los beneficios a la localidad o la región en que se generaron. Para eso, como las cooperativas no tienen fines de lucro, sino que distribuyen entre sus asociados lo que llaman “excedentes”, exige que sus integrantes tengan mentalidad solidaria. El individualismo de sus integrantes es, por lo tanto, el mayor inconveniente que se nos presenta.

Ahora bien, uno –como socio de una cooperativa- debería esperar que las decisiones que se adopten desde el Consejo de Administración de nuestra cooperativa, estén por lo menos en lo conceptual más cerca de estas definiciones que de las que usan cotidianamente en los negocios que solo tienen el lucro como fin.

Es por eso que me sorprende haber recibido en mi correo, un nuevo y reiterado mensaje del Consejo de Administración de la Cotecal, en el que se nos comunica a todos los usuarios –socios y no socios- que se han visto obligados a readecuar las tarifas de Internet, hecho este que no pretendo objetar desde la perspectiva de la valoración económica, sino que me sorprende la utilización de una terminología que se ajusta más al lenguaje del mercado, que al que deberían compartir los miembros de una Cooperativa.

Desde la Cotecal nos comunican que “Por cuestiones relativas a los nuevos valores de mercado nos vemos obligados a readecuar las tarifas de este servicio a partir del 1° de octubre de 2006.

Luego de la devaluación que se produjera en la moneda de nuestro país que reacomodó los costos de los servicios que se abonaban en dólares, merced a fecundas negociaciones con COMSAT, la actual empresa proveedora de Internet, logramos mantener la igualdad de esos valores, pesificados durante todos estos años.

La realidad indica hoy que sostener esta situación resulta imposible pues los precios internacionales de Internet satelital en el mercado son absolutamente diferentes, lo que motiva esta readecuación tarifaria.

Nuestra Cooperativa no está en condiciones de absorber ese incremento en un servicio que se brinda como complemento de la telefonía con mínimos niveles de rentabilidad, tal como se informara luego de la Auditoría realizada en el mes de diciembre de 2005.

Con el objetivo de evitar esta situación decidimos consultar a otros proveedores en el mercado nacional pero los costos serían aún más elevados. Pese al aumento, la mejor oferta es la de COMSAT.

A lo largo de todos estos años hemos incorporado nuevo equipamiento y ampliado el ancho de banda a los efectos de poder brindar un servicio acorde a las necesidades de nuestros socios.

Asimismo estamos estudiando alternativas que nos permitan a futuro poder comercializar Internet por fibra óptica y no mediante satélite como en la actualidad, lo que influye negativamente en la calidad y en el precio.

Estas gestiones no podrán dar resultados a corto plazo pero están vigentes y se multiplicarán porque consideramos que El Calafate se merece contar con ese tipo de enlace, pero mientras tanto nos vemos obligados a readecuar las tarifas para poder seguir prestando el servicio.

A los efectos de establecer un mecanismo equitativo en la redistribución de los nuevos costos, y que el servicio de telefonía básica no subvencione el servicio de Internet Satelital, se ha consensuado un sistema de categorización para los abonos de ADSL que se equipara con los de telefonía: casas particulares, profesionales y comerciales, y una modificación en los abonos correspondientes del servicio de Internet; en tanto que en las conexiones por Dial-Up no habrá cambios de tarifas.”

Si pasamos en limpio algunos de los términos utilizados, nos encontraremos con: nuevos valores de mercado, readecuar las tarifas, fecundas negociaciones, precios internacionales, el mercado, readecuación tarifaria, mínimos niveles de rentabilidad, los costos serían aún más elevados, nos vemos obligados a readecuar las tarifas, mecanismo equitativo en la redistribución de los nuevos costos.

Hice el esfuerzo de encontrar alguna palabra para asociarla con cooperativismo y lamentablemente no la encontré, tal vez sea solo un error de comunicación o quizás sea –como vienen asegurando hace tiempo algunos asociados- que algún miembro de nuestro Consejo de Administración no logra separarse de los valores del mercado.