Dulce companía

Cazando amaneceres

Ayer amaneció así. Y, por un instante, sentí deseos de volver atrás. A ese ayer en el que soñaba con andar cazando amaneceres, en la extensa geografía de la que me siento parte, esquivando coirones, libre como el viento.

Pausa

Nostálgico. Extraña el viento. Teme que la quietud sea sólo un síntoma de congelamiento de esa realidad que lo aplasta. Medio desesperado, revisa en los bolsillos, y no encuentra nada que lo saque de esa pausa. Se siente como si estuviera metido en una película que otro decidió no seguir viendo.  -No se da cuenta, pero lo que en realidad le pasa es que no encuentra el control remoto.