Dulce companía

Presente

Desperté
en un barco encallado
en el que oscuras ilusiones correteaban fantasmales
jugando con el alma de un destino muerto
Entre oxidadas esperanzas
cansado de remar viento
de marea baja
me sentí heredero
de un pasado glorioso que nunca existió