Dulce companía

Instante

Lo bueno de la fotografía es que se vuelve cómplice de uno a la hora de robarle a la naturaleza esos momentos únicos. Que sin ser muy técnico en la materia, teniendo solo  ganas de jugar un poco con lo que te aparece, podes descubrir composiciones que quizás nunca hubieras imaginado.

1 comentario: