Dulce companía

A veces pierdo

Vivo lidiando contra ese deseo de hacer de mis días una rutina, como si ello fuera a tranquilizar a los fantasmas que me rondan, como si el volverme repetitivo fuera a calmar los tormentosos sueños que me esperan al dormir. Por suerte, pierdo la batalla.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario