Dulce companía

Atrapados

No sabe si seguir o quedarse ahí esperando a que su tropilla pegue la vuelta. Los caballos avanzan decididos. Tienen ese andar que a él lo hace pensar que por momentos no galopan, que por momentos flotan. Que el contacto con el agua ha despertado en ellos una capacidad anfibia que hasta ahí nunca habían podido mostrar. Aunque el borde costero está ahí nomas, estos matungos no van hacía él. Todo lo contrario: su rumbo se orienta hacia lo profundo. No queda mucho por hacer, salvo esperar que prevalezca el instinto y que sus caballos salgan solos del agua. Pega unos gritos tratando de llamar su atención. Pero no sucede nada. Hay algo que los ha enceguecido, piensa. Hay algo en este espejo de agua que los tiene atrapados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario