Dulce companía

Capilla del Monte planifica y crea estrategias

No existe una única definición de estrategia, ni consenso entre los especialistas respecto al proceso que la genera. La estrategia se asocia íntimamente a una determinada imagen objetivo o escenario a largo plazo, por ello, se considera a la determinación de objetivos como parte del trabajo mismo de la formulación estratégica.

S. Boisier afirma: Una estrategia es una manera de actuar, de enfrentar la realidad (que no es un medio puramente físico e inanimado, sino por el contrario, un medio social) que implica un intento de anticipación a las reacciones que desata una acción dada, y por lo tanto se supone un conocimiento acerca del patrón de conducta (pasado, presente y futuro) de quien reacciona, sea un individuo, una empresa, una colectividad o un Estado.

Más allá de la definición, la Municipalidad de Capilla del Monte (Córdoba) asumió el compromiso de realizar su gestión de gobierno dentro de un marco estratégico que le permita planificar y proyectar sus acciones.

El intendente Gustavo de Figueredo (*) impulsó distintas medidas para realizar un Plan de Desarrollo Integral (PDI), al tiempo que dio continuidad a la gestión de la administración anterior y adhirió al Plan de Reforma Integral de Municipios (PRI). Todo ello permitió que Capilla del Monte calificara como municipio confiable y accediera a la línea de créditos otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo.

El PRI comprende distintas etapas. Una se vincula directamente con el desarrollo de la actividad municipal en los planos de los recursos humanos, la infraestructura y la informática que le permite capacitar al personal, realizar reformas edilicias acordes a las necesidades de los agentes municipales y del contribuyente y sumar nuevos elementos de informática.

La otra etapa se relaciona con la obra pública respecto a la cual se presentaron y aprobaron dos proyectos que respectivamente contemplan la construcción de una nueva terminal de ómnibus y de una planta de separación de residuos sólidos, la cual -junto a la recién inaugurada planta de tratamiento de líquidos cloacales- contribuirá a optimizar el manejo de los residuos urbanos.

Cuando la aceleración de las transacciones, las comunicaciones, los procesos productivos y las grandes innovaciones tecnológicas se da en simultáneo con una productividad-rentabilidad económica extraordinaria, el gran desafío sigue siendo lograr un desarrollo humano en términos de acceso, equidad y sustentabilidad.

Plan de Desarrollo Integral (PDI) de Capilla del Monte
El PDI es un producto al que contribuyo mucha gente y que fue evaluado y convalidado por la Junta Promotora. Es decir, por primera vez los capillenses cuentan con una puesta en común, sistematizada e integral de su situación actual. Una visión perfectible, y por eso mismo provechosa para continuar recreando Capilla. Un hito de producción colectiva desde donde mirar para seguir acercando los fragmentos de caminos recorridos y comenzar ya a construir el futuro. Es una invitación a acercarse a la ciudad de una forma nueva, que permite consolidar una historia, a la vez que contribuye a fortalecer un posicionamiento para insertarse en los nuevos escenarios.

¿Por qué se hizo?
La realidad nacional e internacional sufre acelerados y profundos cambios. Inserta en un proceso donde las identidades y pautas referenciales (ambiente, país, moneda, nacionalidad, lengua, cultura, vida cotidiana, sistemas productivos, etc.) se integran en el circuito centrifugador de la globalización, Capilla del Monte inició el único proceso posible para reencontrarse a sí misma como primer paso para definir el puerto de partida y el destino que quiere alcanzar dentro de esta nueva ordenación del espacio, de la producción y de las relaciones humanas.

En cada componente del desarrollo actual se observan grandes deficiencias y la integración de los mismos es bastante precaria. Mientras la calidad de vida es una meta buscada por todos, la economía globalizada tiene dificultades para compatibilizar el dinamismo que requieren los nuevos patrones de competitividad con los medios que se necesitan para remediar el deterioro del ambiente, el aumento de la pobreza y la ampliación de las desigualdades sociales.

Estos cambios generan grandes incertidumbres en los individuos. No sólo cambian la macroeconomía y las oportunidades laborales, sino también los valores. Mientras, las fronteras desdibujan su geografía para materializarse en términos de acceso a información, mercados, comunicaciones y desarrollo científico.
Sin embargo, este escenario presenta nuevas oportunidades. La consolidación de regímenes democráticos en el Cono Sur, el logro de la estabilidad macroeconómica y la ampliación de la conciencia sobre la preservación del ambiente son motivos para abrir esperanzas. Los procesos de descentralización y regionalización política y administrativa son nuevos mecanismos de participación que otorgan a los gobiernos municipales y actores locales nuevos roles como agentes y decisores de sus propios diseños y estrategias de desarrollo. Estas oportunidades son apoyadas por programas de asistencia técnica y financiera para emprendimientos de orden público y privado orientados a mejorar la eficiencia y la competitividad de los distintos sectores que hacen a la construcción social del presente y del futuro.

Capilla del Monte cuenta con una fortaleza adicional en su bello entorno natural propicio para convertirse en factor de desarrollo regional. Pero no basta con confiar en las bendiciones de la naturaleza cuando se vive en un mundo donde las ventajas comparativas surgen del dominio de la información y de las nuevas tecnologías y del eficiente manejo de los recursos humanos, institucionales y financieros.

Los capillenses tenemos hoy una gran oportunidad asentada en el valor más genuino con que cuentan los grupos humanos: inquietud y voluntad para salir adelante. Tenemos, además, una población pequeña; buena proporción de recursos humanos capacitados; un entorno natural que ofrece oportunidades para turismo y hotelería, pero también para prestar servicios ambientales; suelos y agua aptos para cultivos especiales y un gobierno local comprometido con su gente y dispuesto a enfrentar los retos.

Una ciudad es una realidad concreta, con sus calles y su río, su plaza y su gente. Pero también la ciudad es según como la pensamos y vivimos las personas. En última instancia, el PDI nos propuso pensar y vivir Capilla con un aire nuevo y una nueva conciencia de su entorno. Nos tomamos un tiempo para proyectarla juntos y para iniciar los caminos más beneficiosos para todos.

¿Qué es el Plan?
El PDI de Capilla del Monte es un modelo de gestión participativa que permite conocer, anticipar y potenciar el desarrollo de la ciudad. Tiene como objetivo identificar, diseñar y gestionar líneas estratégicas y de acción consensuadas que se orientan a generar un desarrollo más equilibrado y equitativo en el territorio, mejorar la calidad de vida de sus pobladores, promover el trabajo articulado de políticas urbanas entre distintos sectores de la sociedad y compartir nuevos instrumentos que permitan potenciar la diversidad de las actividades económicas.

La participación comprometida de toda la comunidad fue la premisa fundamental del PDI. Durante dos años, esa manifestación se dio parcialmente en Capilla del Monte y permitió arribar con buenos resultados a tres de las etapas principales:
• Diagnóstico integral de la situación de Capilla del Monte.
• Diseño de la visión a adoptar y de objetivos y líneas estratégicas de intervención.
• Cartera de Proyectos.
Pero como para pasar a cualquier etapa es necesario, reconocer nuestros defectos y virtudes y con todo esto dar el paso para crecer, es que frente a este nuevo milenio tenemos la posibilidad de decidir como crecer, una decisión única y personal. Nadie nos obliga o impide, podemos aportar al conjunto del pueblo nuestra buena voluntad, ideología y capacidad humana, para que en la suma multipliquemos el cambio; podemos permanecer en la critica y el enfrentamiento hasta que la experiencia nos diga ahora es el momento de cambiar y sumar. Pero esta decisión es nuestra, es de Capilla del Monte. De nuestra decisión personal de sumar o no al conjunto nos responsabilizarán las generaciones futuras.

En este inicio de trabajo, sentado sobre las bases de estudio y análisis participativo, la continuidad del Plan está en nuestras manos, porque como siempre el Plan es de los capillenses y para ellos.

(•)Intendente de Capilla del Monte, ex-Secretario de Turismo de la misma localidad.

2 comentarios:

  1. QUE ESTRATEGIA SE HACERCAN LAS ELECCIONES Y NESTOR POR EL VOTO ME DARA UNOS TERRENITOS PARA VENDER,DE QUE ESTRATEGIA HABLAS ACA VIVA LA JODA TERRENITO PARA VENDER Y LISTO, SI LA PATOTA DE NESTOR TE PEGA JODETE ESO POR HABLAR BOLUDECES ESTO ES ESTRATEGIA NO LA DE CAPILLA DE MONTE

    ResponderEliminar
  2. QUE PODEMOS ESPERAR DE MENDEZ, SANCHEZ NOYA, EL DELFIN DE ESTE....Y TODOS LOS DELINCUENTES DEL MUNICIPIO,..... SE ME OCURRE UNA IDEA Y SI RODEAMOS DE REJA A LA MUNICIPALIDAD, PARA QUE LOS CHICOS NO ROMPAN LAS FAROLAS, Y DE PASO NO SE ESCAPAN LOS CHORROS....MENOS MAL QUE ESTO SE ACABA......JA...JA...JA...

    ResponderEliminar