Dulce companía

Viento

El viento, a esta hora de la tarde, amaina un poco. Estuvo soplando gran parte del día, a veces furioso, otras no tanto, pero siempre presente. Los ruegos de mucha gente para que pare parecen insuficientes. No hay Patagonia sin viento, pienso y bajo hacia la bahía, encuentro un refugio y me quedo, mirando el paisaje.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario