Dulce companía

La década de méndez: Mucho para revisar


Diez años de gestion, caracterizado por el crecimiento explosivo, frente al lugar estrella del turismo argentino, El Calafate, puerta de ingreso al Parque nacional los Glaciares.
Una gestión municipal que cumple diez años y que seguramente será recordada por todos por sus cosas positivas y por las que -seguramente en el tiempo se podran ver con más claridad- no lo son tanto.
Para ir pensando, algunas de las debilidades que tiene el funcionamiento pública y que resultan indespensable corregir, para lo que se debe repensar el futuro politico de nuestra ciudad, con la idea de que no se llama nunca alk piromaniaco para apagar el incendio.

Que los cumplas feliz Nestor, la ciudad no parece ser parte de tu festejo....

 Desbordados por la falta de capacidad de control de servicios turísticos, seguimiento de denuncias, inspección, etc. que es competencia provincial y municipal (disciplina turística).
 Deficiente fiscalización de los servicios turísticos (oficinas de información al turista).
 Se trabajó en concebir y poner en marcha un Plan Estratégico, pero, por razones políticas no se logró avanzar en su elaboración tramitación y aprobación.
 La Municipalidad sigue vendiendo tierras sin asegurar los servicios públicos que deberían ir a la par, debido a la presión de personas y familias que, por la crisis que siguen padeciendo muchas zonas, continúan llegando a El Calafate –imagen de prosperidad y de trabajo en el resto del país por el fuerte desarrollo turístico- en busca de trabajo y de un lugar para vivir, aunque sea básico y sin servicios inicialmente, con la perspectiva de que los servicios llegarán mas adelante.
 Conflicto entre la Intendencia y el Club Andino del Lago Argentino en varios temas ligados a ofertas recreativas que promueve y gestiona o gestionaría este último.
 Población marginal inmigrante que vive en suburbios (infravivienda) genera conflictos, problemas de seguridad, robos, incluso violencia –asaltos-, antes inexistentes.
 Sectores sociales excluidos del proyecto de El Calafate como próspero destino turístico de gran potencial. No se integran y esta situación constituye una “bomba de tiempo”, según muchos de los asistentes a los talleres.
 Dolarización de servicios que afecta a la población residente y empleados.
 Escasa disponibilidad de viviendas para alquilar y precios excesivos (se llegan a pagar 400$ por mes por una cama en una casa de familia compartiendo el resto de las instalaciones). Muchas viviendas se dedican a oferta informal de alojamiento turístico, fórmula a través de la cual los propietarios pueden obtener mayor rentabilidad, quedando fuera del mercado de alquiler para población residente y trabajadores.

 Falta de conciencia ecológica o medio ambiental de los residentes (ciudad sucia) y de valoración de los recursos naturales por la falta de educación y de arraigo de gran parte de la población. No consideran suyo el sitio en el que viven, al que solo consideran un entorno de trabajo.
 Falta de concientización sobre la importancia social, ambiental y económica del turismo.
 Falta de asociacionismo.
 Falta coordinar intercambio, colaboración, coordinación y planificación conjunta entre prestadores de servicios de rubros similares para ampliar la oferta turística invernal.
 Crisis o declive de la Cámara de Comercio que actualmente solo agrupa el 30% de los establecimientos.
 Conformismo, despreocupación y falta de iniciativa de algunos sectores para potenciar y mejorar el desarrollo turístico (mejorar oferta, diversificar servicios, mejorar atención al público, etc.) debido a los buenos resultados económicos de las últimas temporadas, perdiendo la visión a medio y largo plazo.
 Hay un problema de falta de sentimiento de pertenencia a la ciudad, en un parte del sector privado que hace que no tenga interés en implicarse y participar en acciones conjuntas que mejoren la oferta turística. Muchos empresarios y trabajadores no son de la ciudad y sólo vienen en temporada alta, marchándose fuera y a su lugar de origen el resto del año. Otro aspecto más de falta de arraigo.
 Falta de compromisos y acciones por parte de la mayor parte del sector privado y también del sector público local en promocionar y vender el invierno en serio, aunque en el pasado se hicieron varias iniciativas con resultados a través de la Cámara en un momento de mayor representatividad.
 Problemas de competencia desleal. Ejemplo los remises compiten con precios muy baratos con las excursiones habilitadas al GPM –ya que no tienen que pagar los mismos impuestos ni cumplir con los mismos requisitos que las agencias de viaje (canon por operar en el Parque, contratar guías)- y dan un mal servicio de atención al turista –nula o mala información turística, etc.-; cambio en la tarifa de los hoteles y otros proveedores según nacionalidad del cliente o según la presión de la demanda que haya en ese momento; servicios de alojamiento que tienen más plazas de camas que las habilitadas; plazas hoteleras informales (casas, etc); hoteles sin habilitación que se abren al público; hoteles en construcción que se venden pero que cuando llegan los primeros clientes no están acabados; hoteles que se comercializan con distinta categoría a la real; hoteles que ofrecen servicios turísticos que les competen a los operadores sin estar registrados como tal –preparan paquetes, los publican y los venden- etc.
 Régimen fiscal particular para Ushuaia -Tierra del Fuego- que le permite competir en ventaja frente a El Calafate por la menos favorable fiscalidad de Santa Cruz (Tributación por Convenio Multilateral).
 Débil apoyo y promoción pública para el desarrollo de las empresas pequeñas, familiares y PYMES (impuestos, capacitaciones, créditos). No hay comunicación eficaz de los créditos existentes y falta desarrollar programas, subsidios y créditos blandos para PYMES.
 Falta de orientación provincial y municipal de las inversiones: consultorías públicas, charlas, cursos.
 Escasa coordinación entre instituciones, operadores privados y comerciantes a efectos de mantener esfuerzos sostenidos para mejorar y superar la oferta y la atención turística de la localidad.

2 comentarios:

  1. Y sí, es llegar a la tierra prometida y darse cuenta que el actual presidente, que tanto habla de los logros de su gestion, no hace absolutamente nada para cambiar el pueblo.
    Si así está el pueblo donde él pasa sus días de descanso, cómo puede manejar un país entero?
    El Calafate, la gran desilusión Argentina.

    ResponderEliminar
  2. ALEJANDRO ESTOY DE ACUERDO CON VOS, PERO ME QUEDA UNA DUDA,NO CREO QUE EL SR K NO SEPA LO QUE PASA ACA, TIENE MUCHOS BUCHONES QUE LE DEBEN CONTAR AHORA,LA GRAN DUDA, ES : LE CONTARAN MENTIRAS?, LE IMPORTA UN K.. O ES EL MENTOR?????

    ResponderEliminar