Dulce companía

Escribir IV

Recuerdo que en el 2005 cuando estaba sin trabajo, en cuarteles de invierno como acostumbran a decir cuando te salís del sistema, empecé, en este blog, a hacer catarsis de todo eso que saturaba mi cabeza de realidad. Subía dos o tres post por día en los que opinaba, críticamente, acerca de las cosas que nos pasaban. Fue ahí que empecé a darme cuenta, al volver a leerme, que ´-muchas veces- los textos que subía, eran un desastre. Había errores ortográficos, de redacción y muchas veces, por la forma en que estaban escritos, no decían lo que me había propuesto decir, o lo peor, no decían nada.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario