Dulce companía

Escribir V

En ese tiempo, mi única expectativa, era, publicar en el blog. Dejé de ocuparme de la realidad y empecé –de a poco- a incursionar en la ficción. Pero no era tan fácil. Probé asociar los textos con fotos que yo mismo tomaba y las visitas del blog se incrementaron. ¡Que buenas fotos! Decían algunos comentarios y yo, volvía a leer el texto, y, con ello, volvía a darme cuenta que a mi escritura le faltaba algo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario