Dulce companía

Ganar

Cuando el día empieza a rodar y la realidad se vuelve tres palos, los sueños y las ilusiones parecen un arco imposible de atravesar y el mundo se arruga como una barrera que no te deja ver la realidad; y es entonces que la vida, pide, en un acto de locura colectiva más: un minuto de descuento; como si el tiempo fuera -por sí mismo- a fabricar ese milagro, ese deseo, o ese pasaje a la felicidad efímera que representa el ganar.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario