Dulce companía

Nostalgia

La vi venir. Tenía un andar acurrucado como si no quisiera ser vista. Pensé en cruzarme de vereda para no toparla pero no lo hice. Seguro que ella también me vio venir, a pesar de mi andar despreocupado. Aunque intenté esquivarla no pude evitar encontrarme con esa mirada apagada y ese rostro oscuro. Hice un gesto como para saludarla y me encontré con nada. Solo una sonrisa triste, como si arrastrara por siglos una nostalgia maltratada.


1 comentario: