Dulce companía

Miedo

Hay noches en las que siento miedo, me dijo. Siento que, cuando calma el viento y todo se aquieta y llega el silencio nocturno, no voy a poder soportar ese momento. Dijo esto y se quedó mirando como empezaba un nuevo día. Mientras preparaba unos mates pensó en qué sería de nosotros sin el miedo, cómo despertaríamos de una noche sin pesadillas, en quién pensaríamos si no necesitáramos encontrar seguridad, si lo poco que nos queda de fe no se terminaría disipando, evaporando, abandonándonos como quien deja a un ser omnipotente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario