Dulce companía

Irse

-A vos te falta profundizar, no podés andar así como así haciendo afirmaciones tan livianas, dijo él y se quedó como quien se queda esperando una respuesta.
Unas nubes, pesadas y oscuras, viajaban arrastradas por el viento que soplaba del oeste.
Ella siguió mirando ese cielo oscurecido que ahora dejaba caer una fina llovizna.
-No vas a decirme nada, insistió él levantando un poco la voz. 

-Yo sólo le dije que me daba la impresión que estaba como a la deriva, que me parecía que debía buscarle un rumbo a su vida. Le dije eso y ella me abrazó fuerte, muy fuerte, por un largo momento y después se fue.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario