Dulce companía

Plantado

Dijo que volvería. Que la esperara. Que su ausencia no se prolongaría más de lo necesario. Que no iba a dejar de pensar en él. Que todo lo que habían imaginado juntos –a su regreso- sería posible. El, imaginó la espera como una pausa en su existencia. Construyó para si un mundo en el que el tiempo no existía.  Alimentó la espera con todo lo que tenía hasta que devino en esperanza. En el barrio todos sabían que lo habían dejado plantado.

7 comentarios:

  1. escuche: no e habíamos puesto punto final al Olvido?

    piense una historia con sol, sin nieve, dele!

    ResponderEliminar
  2. pobre el arbol!!!

    no era mejor trasladarlo que dejarlo ahí plantado!?

    grrrr!

    ResponderEliminar
  3. ¿Comparación metafórica con la realidad?.....En cualquier caso al árbol se le vé muy solito. Besos

    ResponderEliminar
  4. Pronto ese árbol
    no estará sólo,
    se dará cuenta
    que le acompañan
    las aves que en él
    se posan y será
    reposo del viajero.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Nada le hace mejor a un "plantado" que una buena y prometedora primavera.
    Ya va a ser. Todo llega.

    ResponderEliminar
  6. Alberto...

    rama… árbol…
    languidez de un otoño intermitente…
    salgamos a pasear por las raíces… habitemos las paredes del tallo… cantemos una alabanza de hojas…
    en fin…
    brotemos desde adentro.

    gracias por pasar por mis letras y dejar tu huella...

    hermosos días!!!

    beso!!!

    ResponderEliminar
  7. No hay que quedarse esperando...
    En todo caso, ver que pasa si vuelve.

    Saludos!

    ResponderEliminar