Dulce companía

Olvido XIII

Salida suspendida, decía el mensaje de texto que envió a sus amigos, luego de que su madre le dijera al oído: no vas a dejarla sola, justo hoy, en un momento tan especial. El cumpleaños pasó a segundo plano. Todo comenzó a girar de nuevo en torno a ella. Seguro que es nena, dijo su mamá y ella asintió. Su padre tenia dibujada en el rostro una sonrisa que el no le conocía. Se quedaron charlando hasta tarde los cuatro juntos. No hace falta que vayas a la oficina, dijo su padre, haciendo con ella una concesión que a él nunca le había otorgado. Estoy embarazada, no enferma dijo ella y todos sonrieron aprobando la ocurrencia. A al semana veinte, ecografía mediante, llegó la noticia de que sería una nena y su madre que los acompañaba a todos los controles, se puso a llorar de emoción.  Pensaron que se iba a desmayar, pero no, respiró profundamente, contuvo el aire en sus pulmones, levanto su mirada como mirando el cielo –aunque solo se podía ver el techo del consultorio- y dijo: este es un regalo de Dios, yo sabía que El, de alguna forma me iba recompensar y se confundió con ella en un fuerte abrazo.

6 comentarios:

  1. el milagro que nos deja a todos tan sensibles.
    Yo pase de no pensar jamas en hijos. Hasta que tuve a misobrino en brasos, tocarle las manitos, sentir una vida tan diminuta, tan hermosa...

    Y como no contentarse con la fe... dimelo tu

    ResponderEliminar
  2. Hi veo que se agrando la flia. no se si la tuya pero felicitaciones y millones de gracias por pasar siempre por mi espacio. Saludos enormes y nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  3. El milagro de la vida moviliza a todos!!

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Una vida en otra, es privilegio y memorable.

    Saludos, monique.

    ResponderEliminar
  5. Estas cosas me maravillan. Yo sería incapaz. De hecho, me recuerdan a las esculturas de arena que hacen en las playas.

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. vida deseada?
    no veo un nido feliz...o ando perdida en la nieve?

    ResponderEliminar