Dulce companía

Olvido (Final)

Tranquilo mi amor. No hagas ningún esfuerzo. Todavía estas bajo los efectos de los sedantes. Cuando logró que sus ojos vieran claramente, quiso cerrarlos de nuevo. La sala era amplia. Con un brazo y una pierna enyesados, estaba como momificado. No logramos explicarnos que te pasó, dijo su madre, en un tono de reproche. Menos mal que fue contra un camión de mudanzas y que no hubo que lamentar victimas. Giró un poco la vista y la pudo ver. Su hija parada al lado de la cama. Eso lo alegró. Intentó hablar y ahí se dio cuenta de que una sonda ingresaba por su boca. Tranquilo mi amor, volvió a decirle su esposa. Todo va estar bien. Dicen los médicos que con rehabilitación en dos años podes volver a caminar. Las chicas del estudio te mandan saludos y dicen que te cuides, que en la oficina todo va a seguir funcionando como si vos estuvieras ahí. Nosotras ya nos tenemos que ir. Viste como son las terapias intensivas, quince minutos por turno y no dan un segundo de más. La doctora que te atiende es amorosa, me dijo que apenas pueda, te pasa a sala común, para que estemos más tiempo juntos. Todos han sido tan buenos. Para nosotras ha sido una prueba de fuego, pero acá estamos, más unidas que nunca. Viste esa frase que siempre usabas con los clientes de que ante una dificultad un tiene que buscar la oportunidad, bueno, creo que somos tus mejores alumnas. Esto que te ha pasado nos da la oportunidad de demostrarnos cuanto te queremos. Cerró los ojos lentamente y en su mente quedó como congelada la imagen de su madre, su esposa y su hija, abrazadas, con lagrimas en los ojos, junto a su cama.

8 comentarios:

  1. a esa mujer no le basta con querer,lo dice a la menor ocasión, pero en un tono que parece una obligación

    me parece que tiene ella de contadora más que él de contador aunque su padre se dedicara a otra cosa...

    ResponderEliminar
  2. Vaya, ¡que buen blog! Plasmas la vida misma con palabras sencillas y de lectura agradable.

    Me ha gustado pasear por aquí :)

    ResponderEliminar
  3. Mi amigo dice:"De una catàstrofe, una oportunidad"... no siempre es tan fàcil, pero es la ùnica alternativa.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Antes que nada, gracias por pasar por el Blog!
    interesante tu solución al pequeño problema que se me planteó.

    Un gusto pasar por aquí!

    Saludos...

    Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla de vista. ¿Dónde hay que firmar para despertarse o dormirse con ella?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. no sé. esa es una catástrofe, sin oportunidad.
    pobre, pobre tipo. y dicen que no huboque lamentar víctimas.

    me ha encantado tu historia.

    me voy como se ha quedado el tipo, muerta de frío.ahi en el alma.

    saludos.

    ResponderEliminar
  7. ...

    ¡Auchhh!, lo castigaste mi amigo. No tener oportunidad de elegir simplemente es un castigo.

    Me gusto mucho.

    Un beso para el escritor. Muackkkk...

    Mafalda

    ADD: tus imágenes no dejan de ser bellas.

    ResponderEliminar