Dulce companía

Olvido XII

Cuando llegó a su casa, estaba todo preparado. La única diferencia con otros cumpleaños la aportaba su esposa. Junto a su madre, las dos paradas en la puerta, lo esperaban sonrientes. Feliz cumple hijo, dijo su madre y le entregó un regalo. Un hermoso pulóver, como las otras prendas que le acostumbraba regalar. Ella lo tomó del brazo y lo acompañó hasta la mesa. Todo muy simple. Una torta, con dos velas numéricas que destacaban los treinta años. Su padre sentado en el frente, se paró a saludarlo. Este gesto –que solo se daba para su cumple- era para él muy importante. Esto no va a durar más de una hora, se dijo para si mismo, después salgo y me veo con Martín y Pepe, que seguro me han organizado un festejo en serio. Sonriente se dispuso a cumplir con el ritual. Su madre encendió las velas. Su padre preparó la cámara fotográfica para dejar testimonio de este momento. Sopló las velitas de los treinta y todos cantaron el cumpleaños feliz. Después vino un silencio. Y ella se acercó lentamente. Llevaba algo en la mano. Pensó que le iba a  leer algo. Pero no. No era un papel, era un sobre, que ella entrego sonriente. Este es mi regalo para vos mi amor, le dijo y lo beso cariñosamente en la boca. Me lo confirmaron hoy, vas a ser padre.

11 comentarios:

  1. Son realmente espectaculares las fotos que sacas ^^

    ResponderEliminar
  2. Por lo que parece no había pensando todavía en la paternidad. Qué buen relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. aaaauuuuuuuuu!!!... que noticion y se la suelta asi sin mas!... como sean dicen que siempre es una bendicion.

    =0D


    besos!

    ResponderEliminar
  4. Un bello regalo,
    se recordará siempre
    de su treinta aniversario,
    una bella anécdota
    para contar a su hijo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Un regalo para no olvidar nunca.


    Excelente relato de cumpleaños.



    Un abrazo va pa'el sur.


    M.

    ResponderEliminar
  6. Si lo deseaba, ese es el mejor regalo que podría haberle hecho.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Regresando de las vacaciones, disculpa mi ausencia. Prometo ponerme al día poquito a poquito. Besos!!

    ResponderEliminar