Dulce companía

Erosionado

Pensar que en mi memoria llevo el registro de estos muros recién construidos. Cuatro décadas mas tardes, parecen haber envejecido. Ya no pueden disimular las consecuencias que en sus paredes dejan los vientos patagónicos. La erosión progresiva va dejando las hileras de bloques sin juntas que las sostengan. Se me ocurre pensar,  que representan de alguna forma las otras construcciones que fuimos haciendo a lo largo de nuestra corta vida. Un testimonio de cómo la intemperie social -que nos caracteriza a los sureños- puede desgastar hasta las voluntades mas sólidas.

19 comentarios:

  1. la erosión es inevitable, prefiero una superficie suave erosionada a no una con aristas accidentadas

    ResponderEliminar
  2. Pero la paciencia del tiempo nos hace más fuertes amigo ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que no hay fortaleza sin erosión
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Los años no pasan en balde. Y es curioso porque dejan huella a la vez que desgastan.

    Bonita foto. Parece adobe.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Impecable y sutil observaciòn. El no cuidado!
    La desidia, el dejar pasar las cosas importantes.

    Abrazos descalzos!

    ResponderEliminar
  6. Buen ejemplo.
    Los años son tan fuertes como los vientos patagónicos.
    O más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Cada vez que veo una muralla, siempre intento imaginar a aquellos que la construyeron, o aquellos que vivían y cómo en aquella época.

    Me parecen un signo de fortaleza, imponentes...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bonito símil el de la erosion con nuestra propia vida...ese desgaste de las aristas personales, va esculpiendo nuestro caracter y nuestra vida. Es como ir creciendo en sabiduria, aunque nos caigamos de viejos,como esas paredes.Hay que intentar mantenerse en pié, hasta el final.

    ResponderEliminar
  9. Que bonito ejemplo!!!
    Los años pasan y gracias a ellos vivimos y aprendemos a vivir!!
    besos!!

    ResponderEliminar
  10. Todo es caduco,
    el pasar de los
    tiempos en todo
    hace mella,así
    es la vida.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pero ahí sigue, en pie, a pesar de las inclemencias, del tiempo y de la erosión. Más viejo, pero con muchas más cosas que contar seguro.
    ¡Si las paredes hablaran!

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es como nuestras propias vidas.
    Los años nos erosionan, pero, como dicen en los campos chilenos "Nadie nos quita lo comío y lo bailao".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. El tiempo todo lo desgasta...Nosotros tampoco nos libramos de ello.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta eso de "la intemoperie social".

    ResponderEliminar
  15. ...

    Recorrí una por una.
    Lei sobre un abuelo enfermo, sobre un atardecer que en lugar de dar termino, inició una idea; me encontré con el diálogo de aves en escenarios húmedos y fríos.

    Pero me quede llena de envidia con tus paseos en lancha,imaginandote abrazado por la naturaleza.

    Saludos.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  16. A veces el paso del tiempo nos erosiona, unas veces sacamos experiencia de ello..aprendizaje. Besos

    ResponderEliminar
  17. El tiempo no deja resquicios por los que escapar. La erosión, el desgaste, su paso...son inevitables. pero con Él llega la experiencia, lo vivido y por vivir, y eso es hermoso. Besos mil!!

    ResponderEliminar
  18. Buena analogìa. El secreto es aceptar las cicatrices de la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar