Dulce companía

Oveja negra

Es difícil no sufrir, no sentir la distancia con los demás, no pensar en el por qué te ha tocado a tí este camino de soledad ¿Cual es el precio que se paga por ser diferente?, por no confundirse entre las majadas de ovejas blancas, por distinguirse entre tanta uniformidad. Hay días en los que, en sueños, me veo correteando entre el montón, pero al despertar, vuelvo a mi realidad. Es ahí cuando me digo: acepta tu destino, haz tu propio camino, vale pena intentar ser uno mismo.

25 comentarios:

  1. Afortunadamente, creo, en medio de esa manada...todos y cada uno somos distintos....Besos

    ResponderEliminar
  2. "vale la pena ser uno mismo", me quedo con estas palabras...

    ResponderEliminar
  3. Soy oveja negra, y a mucha honra. Lo primero, ser uno mismo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Para ser uno mismo, hay que ser muy valiente.Lo mas facil es dejarse llevar.

    ResponderEliminar
  5. Es la única manera de ser, lo demás es parecer.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Se paga un alto precio: la soledad.
    Pero al fin, siempre estamos solos, solos venimos y solos partimos. A pesar de todo, merece la pena.
    Un abrazo y gracias por ser otra oveja más con la que compartir la hierba y hacer rebaño.

    ResponderEliminar
  7. Pero si lo mejor es salirse del rebaño, no?

    Besos

    ResponderEliminar
  8. y vale la pena ser diferente a veces.

    ResponderEliminar
  9. No solamente merece la pena ser uno mismo, sino que yo creo que es una de las cosas más valiosas que podemos hacer en este mundo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Sentirse alguna vez oveja negra no es tan malo, solo te recuerda que eres distinto.
    Hay que ser siempre uno mismo y sentirse orgulloso de serlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Uuy cuánta razón. Casi que son mis palabras las que asoman en este post.

    Me gustó.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Siempre me gustó ser oveja negra: distinta, yo, singular...
    Abrazotes!!

    ResponderEliminar
  13. a mí me resulta no difícil, imposible, a pesar de mis propósitos, a pesar de creerme que vale la pena, aún así...

    ResponderEliminar
  14. mucho mas divertido ser la oveja negra,claro que si :D

    ResponderEliminar
  15. carmaba! acabo de escribir en otro blog, lo mismo que escribiré aquí: un buscador inquieto de un destino que le pertenezca por completo.
    me gusta eso, oveja negra!(esto solo para usté, eh?)

    ResponderEliminar
  16. Burbuja y sufrir después o salir y sufrir ahora? Esa es la cuestión.

    ResponderEliminar
  17. tener lana blanca, tampoco implica igualdad del otro...

    y si, valela pena ser distinto, siempre y cuando sea porque lo eres, no por simple capricho :P.

    Biquiños ^^

    ResponderEliminar
  18. Muy bien tu camino!! En realidad la oveja negra suele ser la "oveja blanca" y las demás las negras......

    ResponderEliminar
  19. Ir contra la corriente es cosa ardua pero por eso no menos bella.


    Me gusta tu manera de "decir".


    Un fuerte abrazo.


    MaLena.

    ResponderEliminar
  20. Durìsima e irrenunciable manera de vivir la vida!
    No hay opciones, hay caminos sin retorno!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Ando buscando gente con un perfil para invitarlas a que vean la invitación de mi blog... ¿dónde?
    www.tercerasalida.blogspot.com
    A la espera...
    Juan

    ResponderEliminar
  22. Ser uno mismo, significa originalidad y generosidad, por puesto que vale la pena...

    besos, Monique.

    ResponderEliminar
  23. nada personal? un relato sencilo, cauto,y bien alimentado de sentimientos rotundos!
    un abrazo
    lidia-la escriba internacional

    ResponderEliminar
  24. Ser uno mismo, es el único camino a la integridad del ser. Buena elección.

    Un abrazo

    ResponderEliminar