Dulce companía

Mejor que hacer es decir






"Un funcionario puede ser mucho más criticado por lo que no dice, que por lo que no hace" asegura Oscar Oszlak, en el prologo del libro de Jorge Etkin, “Metáfora y doble discurso político” y en ese sentido, Néstor Méndez, ha hecho de esta afirmación todo un paradigma de su gestión.

Lo del Parque Manuel Belgrano, es un ejemplo más de ello. La obra fue presentada en sociedad, el 20 de junio de 2001, diez días después de que se comenzara a trabajar en el proyecto originalmente aprobado.

La idea del parque publico que avizoraron los que plantaron los primeros árboles en esa zona, parecía comenzar a concretarse, pero no tuvo que pasar mucho tiempo, para que despareciera de la agenda de prioridades del Intendente Méndez.

Luego vino los del parque temático y la payasada de nuestro jefe comunal de decir una cosa y querer hacer otra, decirle a la gente que no estaba decidido el lugar en donde ejecutar el proyecto y paralelo a ello, encargarle a Iglesias el proyecto a medida en ese lugar. Pero esa, es ya una historia conocida por todos y ya sabemos también como terminó.

Lo que parece no tener fin, es el hecho de empezar a hacer algo y no terminarlo, por eso comenzaron en esa misma fecha a construir un mástil, que quedó a mitad de hacer.

El “Mejor que decir es hacer” ya es parte de la historia, por lo menos en cuanto a algunos dirigentes locales, ahora bien, el desafío de los que se postulan para la jefatura municipal, será el convencernos a todos los vecinos de a partir de Diciembre, las cosas en El Calafate van a ser distinta.