Dulce companía

Aprender a aprender

“El aprender a aprender resume lo básico desde el punto de vista del desarrollo cognitivo de la persona. Por eso una buena formación básica es la que nos da los elementos para aprender permanentemente.

En términos de contenidos, sin una muy buena formación, un muy buen dominio de la lectura y la escritura, es imposible pensar en un aprendizaje permanente y actualizado. Lo mismo sin un dominio básico del cálculo y de la racionalidad del método científico, sin valores como la curiosidad, el esfuerzo, el estar permanentemente al día.

Lo segundo es aprender a vivir juntos. No se trata de un producto natural del orden social: tiene que ser un producto construido. Necesitamos una solidaridad más reflexiva, voluntaria, más política. La escuela algo puede hacer promoviendo experiencias que involucren el conjunto de la personalidad. ¿Cómo hacemos para que sea universal? Con el "aprender a vivir juntos" los déficit más serios en términos de solidaridad están en los sectores medios y altos.
Si ellos creen que lo que tienen se lo merecen y no lo tienen que redistribuir ni compartir, no habrá solidaridad capaz de resolver la exclusión social que tiene el país.” JUAN CARLOS TEDESCO.