Dulce companía

Examen


“Estamos juntando gente para la campaña y nos gustaría que se sume” el pedido, fue escuchado respetuosamente por el vecino, que amigablemente respondió: Por ahora, no va a ser posible, porque estoy muy ocupado estudiando. El candidato no pudo disimular la sorpresa por lo singular de excusa esgrimida y preguntó: ¿Estudiando para que?, ¿Estudiando para ser Diputado? Contestó el vecino, como distraídamente y se quedó mirando la sonrisa del reclutador de militantes, que como saliendo de la sorpresa y convencido de que lo que le estaba pasando era una broma de parte del vecino, le retrucó –como si tuviera el as de espada en la mano- ¡pero si para ser diputado, no hace falta estudiar!. No, es cierto, contesto el vecino, para ser un Diputado como el que tenemos hoy, no, no hay que estudiar.

La noticia, de que en Chubut, el Gobernador propuso tomarles examen a los aspirantes a diputados, podría ser considerada el germen de un ataque de aristocracia del mandatario chubutense o el remedio al mal que parece aquejar a muchas de las legislaturas provinciales, en las que los debates parlamentarios se limitan a discutir declaraciones de interés.

Según publica Parlamentario.com, Mario Das Neves sostuvo que “los candidatos a cargos legislativos en su provincia, deberán demostrar su idoneidad y conocimientos ante una mesa examinadora que será presidida por él mismo”, no dejando a dudas que el que sabe más de la realidad chubutense, es el propio gobernador.

Ahora bien, estoy de acuerdo en el punto de que los aspirantes a diputados, deben demostrar idoneidad y un conocimiento mínimo de las problemáticas de la comunidad que quieren representar y de la provincia para la que van a legislar, pero no comparto para nada lo de la mesa examinadora presidida por el aristocrático gobernador. No nos confundamos, más allá de los desaciertos a la hora de votar que todos alguna vez hemos cometido, los únicos en condiciones de evaluar a los candidatos, seguimos siendo los ciudadanos.

En otro párrafo de la noticia el gobernador chubutense contó que ante dicha mesa examinadora, los aspirantes a diputados provinciales o nacionales tendrán que saber el nombre de las comunas y conocer además "cuál es la situación sanitaria del interior de Chubut, población, y cuántas rutas nacionales y provinciales existen en la provincia".

Muy limitada la evaluación que propone Das Neves, creo que no es casual que no haga ninguna mención a la necesidad de evaluar otras cuestiones, menos enciclopedistas y más trascendentes a la hora de confiar las decisiones públicas en una persona y esos aspectos si tendría que ser obligatorio evaluarlos.

Por ejemplo la honestidad, la coherencia, la pertenencia a grupos participativos, la visión sobre algunos valores tan importantes para vida comunitaria, como lo son la defensa de la vida, la educación, la salud, la independencia de los poderes, la transparencia de los actos públicos, etc.

Ahora, si nos remitimos a nuestra realidad local, en la que ya tenemos algunos aspirantes a diputados por el pueblo de El Calafate, sería saludable comenzar a armar una agenda de los temas que los candidatos nos deberían decir que es lo que piensan o que es lo que saben y en este sentido, debo decir que no me deja de preocupar, el silencio total que sobre Península de Magallanes hay en nuestra comunidad, tampoco se habló más sobre el Paso Zamora-Rosada o de las condiciones en las que se va a manejar la explotación de hidrocarburos que –sin prisa, pero sin pausa- se viene acercando a nuestra comunidad y que ya amenaza un recurso natural estratégico como el Río Santa Cruz.

Hablando d e transparencia, podrían los candidatos publicar sus declaración jurada de bienes y comprometerse a actualizar las mismas si sufren variaciones patrimoniales.

Y también podría….