Dulce companía

Volar

Anda vos. Yo preparo unos mates y espero, dijo ella. Dale,  no es tan difícil como parece, contestó él, tratando de entusiasmarla. No, no, prefiero quedarme aquí, a ras del suelo. Yo no te niego a vos el derecho a volar de vez en cuando, pero no te olvides -que en una pareja- siempre es bueno que alguien tenga los pies sobre la tierra.

9 comentarios:

  1. Es verdad, aùn el que se queda sobre la tierra puede acompañar ese vuelo con la mirada.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ...mirando ese águila volar no seré yo el que decida permancer con los pies en el suelo...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Vivir siempre con los pies sobre la tierra, y no volar nunca, es aburrido. Hay que permitirse el lujo de volar, de soñar, de imaginar, de fantasear, de jugar...etc. de vez en cuando y olvidarse de la tierra a ratitos.

    :)

    ResponderEliminar
  4. Qué verdad más grande. Pero siempre solemos ser nosotros mismos los que queremos volar.
    Me ha encantado la entrada.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  5. Qué verdad más grande. Pero siempre solemos ser nosotros mismos los que queremos volar.
    Me ha encantado la entrada.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  6. yo también soy de las que prefieren desplegar sus alas de vez en cuando...

    ResponderEliminar
  7. un ten con ten...y que dure

    lo que quiere decir...una vez tú otra vez yo

    ResponderEliminar
  8. Siempre es un gusto leerte... vuelo... un abrazo.

    ResponderEliminar