Dulce companía

Soledad

¿Podes creer? Es todo para nosotros. Cuando me ofreciste un viaje a la soledad nunca hubiera imaginado encontrarme con algo así ¿Seguro que no va a venir nadie a sacarnos de aquí? No lo puedo creer, volvió a decir y él siguió en silencio, esperando que ella se cure de esa necesidad de hablar. 

4 comentarios:

  1. se ve que la invitó a la soledad, no al silencio...

    es duro usté, a veces!


    saludos!

    ResponderEliminar
  2. él siguió en silencio, esperando que ella se cure de esa necesidad de hablar.


    Que gran verdad...

    ResponderEliminar
  3. que en el silencio se encuentren palabras para curar esa necesidad de hablar.

    abrazo!

    ResponderEliminar
  4. ¿Tendrá cura?
    Si no la repone ese lugar no la cura nadie

    ResponderEliminar