Dulce companía

No sé

Me dejé llevar. No voy a negar que –aunque sea por un momento- creí en ella. Me tomó de la mano una tarde de esas en la que –aunque llovía torrencialmente- yo sentía el sol sobre mi piel. Debe haber sido el calor de sus manos, o la forma en que me miraba, o la firmeza de sus palabras. Me dejé llevar y a hora no sé como volver.

9 comentarios:

  1. Ya es tarde para volver...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. A veces algo superior nos puede y no podemos luchar contra ello....Besos de viernes

    ResponderEliminar
  3. Nada mas sanador que sentir eso de dejarse llevar! Y si es así, no hay necesidad de volver...¿Volver adonde?

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Los riesgos de dejarse llevar...


    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. sin permiso... igual que como te fuiste... regresa.


    Me encanto la pic!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. ...

    Yo me dejo ir con tus imágenes.

    Me impactó el post de NADA, tal vez me proyecté.

    Saludos y un abrazo para ti.

    Mafalda

    ResponderEliminar