Dulce companía

Quién

Quién cuida a quien, me pregunté una tarde soleada en medio de una multitud que esperaba ansiosa el transitar fastuoso de bulliciosas comparsas que invitaban a bailar al son de sus tamboriles y trompetas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario