Dulce companía

Siento que volví

Ahora estoy bien, me dice, me estoy recuperando, puedo hacer lo que quiero, atenderme a mí. De tanto cuidarlo a él me estaba yendo también yo. Ahora siento que volví. Comer lo que me gusta. Salir a caminar. Mirar el sol que a veces se asoma en medio de la tormenta. 


2 comentarios:

  1. Por amor, o por deber, nos postergamos con el riesgo de apagarnos. Deberíamos tomar ejemplo de las recomendaciones en los aviones que aconsejan ponerse la mascarilla de oxígeno antes de ponérsela a quien está a nuestro cuidado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que bueno el ejemplo de Alis! Así debiera ser.
    Abrazo

    ResponderEliminar