Dulce companía

Sin fe

Me sentí como la pieza de un rompecabezas que nunca fue armado. Desencajado, lejano, esperando –ya casi sin esperanzas- que alguien encuentre ese encastre que me permita sentir lo que es estar con otro. Me sentí como quien llega, en un viaje sin sentido, a un lugar equivocado. Por un instante me sentí en el tiempo de los que no tienen tiempo, vacío, como sin fe. 


2 comentarios:

  1. Tirado por ahí, como un cartel viejo que ha perdido importancia...

    ResponderEliminar
  2. Angustiante sensación. Lo salva que haya sido sólo por un instante

    Un abrazo

    ResponderEliminar