Dulce companía

Pecado vs. Negocio


Para el Vaticano, es pecado destruir el ambiente, informa perfil en su portal web, en el que señala que “El daño que el hombre está provocando sobre el medio ambiente ya ocupa las agendas de la mayoría de las naciones del mundo. El Vaticano tampoco quiso quedarse afuera de la discusión y autoridades religiosas determinaron que es un "insulto a Dios" destruir los recursos naturales del planeta.

" Tirar una bolsa de basura por la calle es pecado venial, pero quien destruye la Amazonía comete un pecado grave", porque produce un daño a "toda la humanidad", señaló Martino al diario italiano Il Messagero.

Negocio

En cambio parece que para la Administración de Parques Nacionales, provocar una daño ambiental, no solo no es pecado, sino que es negocio y para muestra de ello Carlos Corvalan, Intendente de Parques Nacionales quiso hacer un homenaje a la madre naturaleza, en sus declaraciones a FM Dimensión, al señalar que “El estudio de impacto ambiental también sirve para originar modificaciones en el proyecto original de la obra que se realice cuando afecte el ecosistema. De ser insalvable, la reglamentación de Parques estipula una compensación económica, para cuando la obra no puede ser modificada.”

En tal sentido Carlos Corvalan confirmó que por ejemplo, en el caso de la pavimentación de la ruta provincial 23 que llega a la localidad de El Chalten. La intendencia del parque ahora recibe una camioneta 0 Km porque el EIA dictaminó un impacto que no pudo evitarse para poder construir la ruta.

Además confirmó que en la obra que ya está en ejecución “Se afectó lo que ya estaba afectado”, siempre hablando en materia de ambiente.