Dulce companía

Bajo el silencio VI

Las ovejas se resisten a cruzar por el puente de tan solo tres metros de ancho. Ya son varios los intentos de arriarlas en ese sentido pero todo vuelve para atrás cuando estas espantadas salen disparadas para cualquier lado, menos en esa dirección.

11 comentarios:

  1. Me encanta como vas narrando. Te sigo, quiero más!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Menudo trabajo!!!
    Esa imagen es espectacular!!!
    Vista asi desde lejos es imponente!!!
    Que País maravilloso tenemos verdad???
    Besos cielo!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡ Ovejas testarudas !
    magnífica imagen. Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  4. Comparto que la imagen es muy buena, parecería tener mucha luz, pero es bella...de la significación los cuellos de botella suelen generar estas cosas, un emovejamiento maravilloso.

    ResponderEliminar
  5. Una bella estampa,
    la blancura de la
    nieve en las montañas
    del fondo en consonancia
    con la blanca mancha
    cruzando el puente.

    Te sigo por esos parajes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me insipira esa imagen te mando besos y nos leemos Albert!!!

    ResponderEliminar
  7. Ellas sabrán,
    posiblemente se sientan más confiadas en sus pisadas en tierra firme.


    Besos y gracias, Noesperesnada.

    ResponderEliminar
  8. ¡´Qué maravilloso pais! Gracias por acercarnos un poquito a él, por acortar distancias con tus relatos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas fotos, excelente forma de ir contando la aventura. Un gran saludos

    ResponderEliminar
  10. Hermosa foto...y como no entender a las ovejas? yo me descarrío cuanto mas se me impone y encima el espacio es angosto y reducido?...con semejante amplitud, semejante paisaje!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Normal no habra visto un puente en su vida.
    Fue un placer recorrer este espacio de la naturaleza de manos de tus palabras tan bien descritas.
    con cariño
    Mari

    ResponderEliminar