Dulce companía

Bajo el silencio II

Salimos hacia el sur de la ciudad por la ruta quince. Apenas giramos hacia el oeste, uno puede apreciar de pleno el contraste entre la estepa con su camino de ripio y la cordillera, que le pone limites a la geografía local pero que la vez deja que nuestra imaginación viaje desconociendo fronteras.

9 comentarios:

  1. DE verdad te envidio (sanamente), mi sueño es conocer el surrrrrrrr, cuánta paz a través de esa foto, me encanta pasar por acá, nos vemos

    ResponderEliminar
  2. un largo camino que hay que recorrer.. pero con esas vistas.. wow!, se disfruta como lo mas, a que si!.
    que mira que las montañas que hay en mi pais no estan tan cubiertas de nieve - como te muestro en mi blog- pero bueno estan lindas igual, ya me diras.. jajaja..


    un beso!


    un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Ay el sur....
    Donde nacen los suspiros.
    Hermosa fotito

    ResponderEliminar
  4. contrastante como la vida. ésa es una de sus certezas: la paradoja de la estepa a un lado de la cordillera.

    estoy d vuelta. un gusto volver a leerte!

    ResponderEliminar
  5. Que lugar !

    Gracias por compartirlo con nosotros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Veo que los dos disfrutamos
    de la naturaleza, este año también las montañas de mi
    país se han cubierto de nieve.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Dios mío!!! qué belleza de paisaje...No puedo decir otra cosa, y me voy veloz a la tercera parte.
    Besos

    ResponderEliminar