Dulce companía

Sabor amargo


Se levantó con pocas ganas. Escupió el primer mate, aunque siempre acostumbraba a tomarlo. El gusto amargo del agua -demasiada caliente- se le quedó dando vueltas en la boca y para eso había un solo remedio, otro mate. Ahora si podía decir que estaba despierto. La imagen de su madre colgaba en un cuadro sobre una pared toda amarillenta. La miró y no dijo nada. Acostumbraba a conversar con ella mientras mateaba. A contarle sus planes entre los que siempre aparecía la idea de algún día volver a verla. Imaginaba que bajaba del mismo tren en el que un día partió y que ella lo esperaba con los brazos abiertos y con una sonrisa igual a la foto. Para vos no pasan los años mamá le decía y ella sonreía. Pero hoy no tenia ganas de hablar. Tal vez sería la lluvia a la que nunca se terminó de acostumbrar o los mates cebados demasiados calientes que les refregaban el paladar. Se vio –una vez más- bajando del tren que lo trajo desde su provincia, directo a trabajar en la reparación de vías. Esas mismas vías que lo mantenían imaginariamente conectado con su pueblo. Solía hacer como si golpeara una caja al martillar sobre los durmientes y de vez en cuando, improvisaba una vidala. El tren era todo en su vida, pero desde un tiempo acá sentía como si no hubiera vivido. Miró el boleto y la liquidación que en la empresa le prepararon antes de despedirlo y pensó que el mate después de todo no era tan amargo.

Texto con el que participé en el Concurso Suspendeelviaje, aprovecho para agradecer a Luis, Andréa y Marcelo por la oportunidad que nos dan de hacer conocer nuestros escritos.

24 comentarios:

  1. Que bueno que a pesar de todo no fué amargo.
    Bonito relato me gusto!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Después del recorrido que he hecho por tus últimas entradas, también me sentaría a tomar algo. Precioso recorrido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. La amargura propia no es tan amarga cuando se compara con la amargura de los demás.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. BUEN RELATO SOBRE TODO COMO TERMINAS LA FRASE DEL FINAL, ME ENCANTÓ!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  5. Como se dice por aquí... un clavo quita otro clavo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Con lo bonito que es regresar de un viaje y sentir que te esperan, ¿apoco no?


    Muá.

    ResponderEliminar
  7. A miles de quilómetros la vida sigue o es igual... aquí cambiaría el café por el mate...
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar

  8. Un excelente texto para un concurso pero... el premio está en escribirlo.

    saludos

    CR ____________________________________
    LMA

    ResponderEliminar
  9. buena participación la tuya!..felicitaciones

    ResponderEliminar
  10. Pues menudo texto..
    Increíble.
    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
  11. Al paladar
    la amargura añade
    un velo o una sombra
    que se afana
    en repetir lo amargo
    o desear el dulce
    regocijo en la miel.

    ResponderEliminar
  12. El dolor del desarraigo, la soledad, las añoranzas de los afectos...
    Y de pronto, una liquidación en la mano que se convierte en el boleto de regreso.
    Muy buen relato. Conmovedor.

    Desde Buenos Aires comparto unos mates con vos, eso sí, para mí con azúcar :)

    Cariños

    ResponderEliminar
  13. Quizás ya no habla con su madre, porque se cansó de añorarla.
    Gracias por comentar yyyy te sigo :)

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno, eh? Leerlo es como tomarse un mate.

    ResponderEliminar
  15. hola, te sigo me seguis??? :):):)

    ResponderEliminar
  16. Me gustó esa idea de que las vías lo mantenían imaginariamente conectado. La vías de su propia vida.

    Saludos (y gracias por pasearte por El último rincón)

    ResponderEliminar
  17. Es un precioso escrito impregnado de melancolía. ¿Quién no ha hablado con su madre en una foto? ¿Quién a pesar del tiempo pasado no ha roto todavía el cordón umbilical que le une a sus raices?

    Me han gustado mucho tus palabras.

    Gracias por tu paso por mi blog. Ha sido un placer recibirte.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  18. Alberto:En efecto,máscara es persona por eso se le dice personalidad a los de..rasgos definidos.
    Gracias por tu concepto
    Me gustó el relato por lo breve y conciso.Tengo aforismos escritos
    sobre el mate.Comunicador sin concesiones.
    Un abrazo..Saúl.-

    ResponderEliminar
  19. Los amargores y la amrgura del alma siempre son peores que los del cuerpo. NO cabe duda.
    Beuna prosa.

    Gracias por tu vista a mi blog y por tu comentario.
    Saludos
    Narci

    ResponderEliminar
  20. Me ha gustado mucho, ese final tan resignado.
    Vine a devolver la visita y por aquí me voy a quedar un rato...
    "matear" bonito verbo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Nostálgico relato para una noche gris de Domingo.

    Me voy soñando bonito a la cama.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Un texto en donde se mezcla
    la ternura y la dureza del despido pero el final es fantástico, ya el sabor
    no es tan amargo.

    Me ha gustado.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Nostálgico y silencioso, me gustó.

    Qué vuelva pa'l pueblo!

    Beso :)

    ResponderEliminar
  24. ...

    Saludetes.

    ¡Bien! por participar.

    Mafalda

    ResponderEliminar