Dulce companía

Barrer

Es temprano. La ciudad está convulsionada. El rally comienza a atravesarla. El mundo sigue -por todos los medios- el transcurrir de la carrera. Parece imposible estar ajeno a un acontecimiento de tanta magnitud. Ella, no ha sido anoticiada o no ha querido enterarse. Barre la vereda pausadamente. Su ritmo, se acopla al paisaje. No barre, es como si danzara o como si esa escoba se prolongara en sus manos para acariciar a la madre  tierra.

9 comentarios:

  1. Hola Alberto: muy sabias tus palabras, veo que los actos cotidianos te inspiran y eso está muy bien. Conservar una mirada de asombro ante los hechos cotidianos como frente a los paisajes más sublimes ...

    ¡Un abrazo desde las sierras tandilenses!

    ResponderEliminar
  2. El suave baile de la Escoba!!! besos y feliz viernes

    ResponderEliminar
  3. GusPlanet lo ha dicho, los actos cotidianos son maravillosos, besos

    ResponderEliminar
  4. A veces lo cotidiano de los actos, son lo que precisamente, los hace tan especiales.
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Pura poesía la imagen...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Qué lindo. Me gusta cómo sentís tu lugar!

    ResponderEliminar
  7. Existen mil formas de bailar con la escoba. Yo al frente de la barrendera con mi escoba tocaría la guitarra, aunque por ahí otro con su escoba nos apunte y nos dispare.

    ResponderEliminar
  8. Bonito homenaje
    a la anónima
    barrendera.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. La vida no se detiene para todo el mundo en el mismo momento. Genial.

    Besines

    ResponderEliminar