Dulce companía

Conservar

Todo lo que alguna vez imaginé, me parece poco. No se si será el paisaje de fondo o el frío otoñal que acaricia nuestras almas, pero no recuerdo haberte sentido tan cerca. No necesito trinar. No necesito volar. Quisiera –tal vez egoístamente- conservar de alguna manera este momento. Detener el tiempo. Darle a mis sentimientos una tregua. Despejar las angustias que el futuro siembra en mí, para pensar -por un instante- que esto puede ser siempre así.

9 comentarios:

  1. el deseo de detener esos instantes no es egoísta...es un deseo inevitable

    la fotografía es una preciosidad

    ResponderEliminar
  2. Los dos de la foto añadirían: solos tú y yo....con estos sentimientos.
    Besos (preciosa foto)

    ResponderEliminar
  3. Conservar el amor, conservar el encanto, conservar la naturaleza. La revolución en espacios naturales es ser conservador. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Conservar los buenos momentos, es una necesidad!!

    Abrazotes!

    ResponderEliminar
  5. ... no hay nada que lo impida... lo que más temor nos da es saber que sólo nosotros tenemos las riendas de nuestro futuro...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Yo metería los buenos momentos en bolas de cristal, para luego mirarlos una y otra vez, y volver a sonreír.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hermosísima fotografía-.Imprtante reflexión que debemos llevar con nosotros cada día. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. en lo que escribis creo leer algo que me pasa cada vez que me siento muy feliz..querer que el tiempo se detenga y la conciencia de la muerte (quizas asocio tu "futuro incierto" con "el futuro")
    Espectacular la foto...

    ResponderEliminar