Dulce companía

Partir

Me fui del mar a la cordillera. Dejé sus costas saladas en las que crecí, para asentarme frente al dulce oleaje lacustre. Me fui sin saber como sería volver. Volví sin saber que parte de mi sigue aquí, que nunca partió.

12 comentarios:

  1. a veces el alma que no la sangre o al revés, se acomodan a nuestros pies. lo bueno es que todos anden juntos.
    andan juntos tu sangre, tu alma y tus pies?

    abrazos!

    ResponderEliminar
  2. No es fácil estar lejos del mar!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. No podría pensar el la posibilidad de alejarme del mar, de haber nacido ahí. Pero creo que de haber nacido ahí, usted, seguramente haya necesitado partir, que es parte de volver!

    ResponderEliminar
  4. Que belleza! Uno suele poder estar o dejar un pedezo de uno en cada lugar!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La ierra siempre permanece a la espera, y el corazón la reconoce.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Quizás sean las raíces.
    Tarde o temprano siempre
    deseamos volver.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. precioso, en un rincon del alma...

    ResponderEliminar
  8. Gracias por pasar siempre y ser uno de esos que me lee de vez en cuando o de cuando en vez... Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Hay recuerdos que permanecen inalterables por mucho que pase el tiempo.

    Un abrazo salado

    ResponderEliminar
  10. Un poco acá y un poco allá. Parte de uno queda siempre. Vivo en la cordillera y amo el mar también. Vengo de nutrirme del Mediterráneo durante 2 meses!
    Feliz día!
    Beso,
    STEKI.

    ResponderEliminar
  11. "Volví sin saber que parte de mí sigue aquí, nunca partió"
    Ese es un sentimiento constante en mí,
    como me pegó esta frase!

    Besooo

    Estercita

    ResponderEliminar
  12. Las partidas son asi; Dejamos siempre parte de nosotros, para reconocernos en ellas a nuestro regreso.

    Gracias por tus lindas palabras en mi blog: adelante, puedes "robar" las palabrs que quieras, mencionando la fuente.

    Te enlazo y a mi regreso, te leeré con calma. Mientras a tí te invito a recorrer mis entradas antiguas.

    Saludos

    ResponderEliminar