Dulce companía

Bajo el silencio VIII

¿Se puede ver más allá? Nos cuesta la verdad y nos duele la memoria, por eso elegimos –a veces- mirar para otro lado. El siglo pasado se resiste a abandonarnos, ha sumado muchas tragedias. Desde ese lugar controla el escenario. Hay que recuperar el orden perdido. Pero para ello no hace falta violencia.

8 comentarios:

  1. Excelente escrito para la reflexión.
    Te felicito.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Que gran razón tienen tus palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de foto, parece sacada de una peli del Oeste pero adaptada a los nuevos tiempos.

    Y sí, no hay más ciego que el que no quiere ver.

    Un saco de besos

    ResponderEliminar
  4. ¡ AMEN, amigo mío!
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  5. la soledad de la foto y belleza de la misma me deja hipnotizado.

    SAbias palabras.

    abrazo de oso! (no tan sabio saludo)

    ResponderEliminar
  6. La violencia es lo último...y ni eso. Ojalá todas aquellas tragedias sean barridas definitivamente por los vientos patagónicos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Excelentes descrições que nos levam ao silêncio.
    neste silêncio eu sou amanhecer, deitada numa gota de orvalho.

    Paisagens lindíssimas.

    Te felicito e te invito à mi blog "cachoneira de letras de la Speciosa", escrito na que ha sido la mi primera lhéngua, l Mirandés, la otra de Portugal i que es una lhéngua minoritária.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a tu comentario en mi calle disfrutando d este magnifico silencio.

    Felicidades


    Un calido abrazo

    ResponderEliminar