Dulce companía

Bajo el silencio XIV

La gente se va de a poco. El lugar va recuperando su soledad y mis oídos quedan dando vueltas la letra de esta canción compuesta por el grupo Anti-heroes de Río gallegos que dice:


Ahí permanecen para siempre bajo esta tierra, bajo el silencio.


De las cobardías humanas es un ejemplo este desierto.


De desaparición y de fusilamiento, de tumbas masivas en el campo abierto.

14 comentarios:

  1. La cobardía es muda. De eso no hay duda.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hermoso lugar, sin duda, para disfrutarlo incluso en soledad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Homenaje sin rencor,
    solo cabe admirar
    lo que la naturaleza
    ofrece.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. He intentado entender tu poesía, y no he podido recogerla exactamente...un beso de azpeitia

    ResponderEliminar
  5. Corre: busca su identidad, que es la tuya! Qué lindo parece vivir donde vivis!

    ResponderEliminar
  6. Muy bella imágen, hermosa provincia.

    María

    ResponderEliminar
  7. todo d lo q es incapaz d archivar el ser humano, puede guardarlo el paisaje

    ResponderEliminar
  8. Vengo a dejarte solo un pequeño mensaje, y decirte que te agrego a mi lista de blogs para leerte con calma.

    Me han gustado las fotos, ¿son tuyas?

    Un abrazo desde lejos

    ResponderEliminar
  9. fugaz tristeza, pero en cambio los paisajes abiertos están repletos de eternidad.

    ResponderEliminar
  10. Otra día que me tienes or aquí disfruntando de tus letras...

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. Ante el dolor, sólo es paisaje abriga nuestra esperanza, en sí, poco lo que queda de nuestra madre tierra...

    Un abrazo Mexicano, Monique.

    ResponderEliminar
  12. Qué lindo el paisaje y al mismo tiempo qué tristeza evoca...
    Seguro que con vuestro emotivo homenaje tantas almas que allí se perdieron, descansarán un poquito más en paz, seguro.
    Un placer acompañarte Bajo el Silencio.
    Besos.

    ResponderEliminar