Dulce companía

Creación VIII

Estoy en tus manos. Ya puedes percibir en mí el gesto propio de quien indaga con sorpresa -y algo de temor- las imágenes que brotan de las piedras y de los troncos, como si le estuvieran dando una batalla a la existencia.

8 comentarios:

  1. alguien tiene que ser digno de confianza para que otro le diga...estoy en tus manos

    ResponderEliminar
  2. oye me ha encantado esto de...

    textos inconclusos, a los que tu aporte les permite ir tomando forma...

    ResponderEliminar
  3. Nunca mejor definido, es una batalla a la existencia

    ResponderEliminar
  4. Toda obra ya existe en el lienzo o en la piedra antes de ser pintada o esculpida, solo espera ser descubierta por el artista...

    Saludazos!!

    ResponderEliminar
  5. todo un arte, definitivamente es cosa de admirar!

    siempre sorprendiendome... genial!


    un abrazote!

    ResponderEliminar
  6. siempre quise tener el don de poder trabajar la madera. Pero como no lo adquiero así como por magia, me limito a verla. Lo hago muy bien. Creo.
    Abrazo, y a ver cuándo nos invitás para El Calafate.-

    ResponderEliminar
  7. Después uno se da cuenta que eso que ahora ve,ahí en la madera o en la piedra, ya lo había visto.

    Nuestro potencial creativo es un germen que llevamos dentro nuestro, algo inherente a nuestra existencia.

    Alguna vez aprendí que el que escribe no sabe, me costó entenderlo hasta que se me hizo carne... cualquier artista no sabe hasta que nace su obra, la ve, la siente y ahí comienza a saber.

    Hay un saber inconciente tan fuerte en nosotros que se me suele helar el alma al darme cuenta de ello.

    Ufff... me colgué, no?

    Pero me queda por decirte que admiro ese trabajo, me parece mágico el que puede transformar a la madera.

    Saludos entrañables!

    PD: Brillante tu coment en mi último post! Gracias!

    ResponderEliminar