Dulce companía

Historias Mínimas

Ya estoy jugado. Al radiador hay que encargarlo a Bahía Blanca. Es fin de semana y con suerte llega en tres días. Así son las cosas en muchos lugares de nuestro país. Uno siente la distancia también en estas cosas. Voy a seguir en bus. Saco pasaje y en una hora parto hacia Caleta Olivia. Los trescientos cincuenta kilómetros que nos separan de la costera ciudad parecen eternos. La meseta patagónica se deja sentir en toda su plenitud. El paisaje es uniforme y la Ruta Tres una línea recta al infinito. Lugar de inspiración para el director de cine Carlos Sorin, que dio cuenta de esta realidad en la película Historias Mínimas. Por suerte cargo entre mis cosas el mp3. Me acomodo en las siempre incomodas butacas y dejo que Pappo me acompañe con su Ruta 66.

10 comentarios:

  1. me pregunto si, aún y cuando llegamos a un destino, la ruta sigue su camino y por lo tanto no tiene fin.

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó Historias Mínimas.
    Mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. yo no concibo ya algunos caminos sin el mp3

    ResponderEliminar
  4. Qué de sitios quiero conocer y rutas recorrer....besos

    ResponderEliminar
  5. Los paisajes son imperdibles...

    "Voy a tomar la ruta 3 una mañana para no volver..."

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. ... buen viaje... Mañana mismo tomo un tren de camino a Barcelona...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No te olvides de la paciencia... ¡La necesitarás!

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. desde hace 6 años, te lo digo honestamente, no veo mi vida sin un mp3 a mi lado.
    jajjaa, neta, se hace necesario y como calma todo a mi alrededor.

    un abrazote

    ResponderEliminar
  9. he andado leyendo tus historias y gozando de las imágenes.
    que el viaje sea leve, ya que no breve.

    saludos!

    ResponderEliminar