Dulce companía

Presente III

No recordaba cuantas carpetas había entregado, ni cuantos mail había mandado, ni cuando había abandonado la idea de incorporarse a una empresa importante, para aceptar cualquier cosa, mientras tuviera que ver con lo que había estudiado, estaba dispuesta a realizar el esfuerzo que fuera necesario. Revisaba su correo a la mañana antes de salir y a la noche al regresar, mensajes de sus amigas, mucho spam, le iban minando su animo y el temor a tener un bajón, la acosaba cada vez que apagaba la computadora y enfilaba para su cama. 

5 comentarios:

  1. Tuve épocas de bajones...ahora afortunadamente no...Besos

    ResponderEliminar
  2. Y algunos a veces se convencen
    que si no hay trabajo en lo que
    le gustaría tendrán que empezar
    a lo que mejor se adapten.
    Es la triste realidad pero es lo
    que está ocurriendo. El que trabaje para lo que estudió tiene
    verdadera suerte.Ella puede
    ser una de las afortunadas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mucho spam... demasiado spam...
    lo mejor de los bajones, es la remontada.
    besazos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Esta historia va a terminar bien!

    ResponderEliminar
  5. pero cuando nos enfilamos al a cama nos esperan los sueños reales. a veces no los recuerdo, pero sé q están aquí y estarán en un rato más q vaya a dormir.

    saludos!

    ResponderEliminar