Dulce companía

Presente XII

Y ahora estaba igual, haciendo por cuatro meses un esfuerzo más, pensando en el futuro, se sentía como ausente de si misma, como si el tener su cabeza puesta en metas futuras la hubiera desarraigado del presente. No estaba presente, pensó. Se miró al espejo y no se reconoció o por lo menos no encontró a la Mariana que alguna vez fue, la que estaba siempre sonriente y dispuesta a todo, la que buscaban en la escuela para el centro de estudiantes o para armar las carrozas, la que organizaba los picnic o las rateadas, consentida por su madre que le pasaba en el supermercado algunas medialunas para que fueran al arroyo a tomar mates. No, esa mariana ya no estaba y tampoco estaba la que algún momento imaginó que podía ser: la Licenciada en turismo que recorría exitosamente los lugares más extravagantes del planeta. 


10 comentarios:

  1. Bueno, tambien hay que poner límites, porque cuando uno vive planeando el futuro se le va entre las manos el presente.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Muy lindas la imágenes que usas, me han gustado mucho.
    Gracias por pasarte por mi blog :)

    Beso!

    ResponderEliminar
  3. A veces nos sorendemos de nuestros propios cambios. Me encanta la estampa nevada. Besos y feliz jueves

    ResponderEliminar
  4. Mariana se impacienta pronto o quizás en la escuela le vendieron el futuro demasiado bonito

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo estás escribiendo...

    Muchas veces nos desconocemos. Vale la pena el esfuerzo por volver a encontrarnos.

    Beso grande

    ResponderEliminar
  6. ¿Quien no se ha mirado alguna vez a un espejo y ha visto sólo una sombra de sus sueños?

    Supongo que a todos nos pasa en algún momento... pero la vida está llena de espejos... y de sueños.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ...

    Hola.

    Insisto en que tus fotos son muy buenas. El post de "Busquedas" mostró una foto maravillosa: un árbol con rostro verde. Como si la naturaleza hubiera logrado pescar un alma.

    Por cieto, en mi computadora tengo como protector de pantalla una foto de los glaciares. Me la regalaron mis amigochas que conocieron tu país, sintieron El Calafate.

    Leí tu historia desde el inicio. Vaya cosa, ese "espejo que huye", ese futuro que siempre corre y se resvala de nuestras manos, sin terminar de llegar...

    Saludete para ti.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  8. la mariana de mis días me hace sonreir y está presente. no es un amor exótico. es cotidiano.

    saludos para vos!

    ResponderEliminar
  9. Há que seguir sonhando mesmo quando nos olharmos ao espelho e não nos reconheçamos.

    "Eles nem sabem nem sonham
    que o sonho comanda a vida
    e sempre que o homem sonha
    o mundo pula e avança
    como bola colorida entre as mãos de uma criança" - Pedra Filosofal de António Gedião.

    Beso

    Hai que seguir sonhando, Mariana!

    ResponderEliminar
  10. La esencia nunca desaparece. Debajo de toda esa nieve está la Mariana de siempre. Más vivida, sí, pero ella.

    Un besito

    ResponderEliminar