Dulce companía

Búsqueda II

Anduve y anduve. Sentía que el viento barría mi rostro y el frío me hostigaba con mensajes desalentadores. No vas a ningún lado, para que seguir así, sin mapa, sin ruta, sin brújula. La vida no es andar por andar. ¿Quien te dijo que hay un lugar? Hice una pausa. El bloque errático ofrecía soledad y la acepté. Pero no como refugio sino para poder levantar la vista e intentar ver un poco más allá. Difícil encontrar un sendero, una huella, algo que indique una alternativa a seguir. Tomé aire, respire profundamente el viento y el frío y sentí como si mis energía se renovarán. Y el frió desalentador ahora impulsado por el viento me alientan a seguir en esta búsqueda, que me ayuda a dejar de ser una sombra de mi mismo.

9 comentarios:

  1. Andar...sin un distino...¡es complicado! Besos

    ResponderEliminar
  2. hay una expresión que me encanta, en realidad es una pregunta-respuesta que yo me he hecho solita a veces

    -¿dónde vas?
    -donde me lleve el viento


    :)

    ResponderEliminar
  3. Que la búsqueda te lleve a lo mejor de ti.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Detenerse, respirar profundo y el aire fresco, son buenos consejeros a la hora de continuar con nuestro camino, aunque aún no exista huella en el suelo...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Buscar sin saber muy bien que.
    caminar sin conocer el camino.
    Pura aventura!!!
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  6. Que en la búsqueda
    encuentres lo que
    tu corazón ansía.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Siempre hay que seguir, y buscar el viento a favor...

    ResponderEliminar
  8. Como el mundo es redondo, el viaje más largo termina en la puerta de tu casa. Y quizás encuentres en un espejo a la persona que andas buscando.
    Bienvenido a "Días intensos".

    ResponderEliminar
  9. En mi tierra, al viento se le llama cierzo, y casi casi te hace levitar -lo de andar ya es otra historia-.

    Muak

    ResponderEliminar