Dulce companía

Olvido II

Arrancó el auto. Puso marcha atrás y dio un volantazo para que gire. Salió tan apurado, que recién cuando asomó en la calle y miró hacia los costados para ver si tenia el paso libre, se dio cuenta de que no le había dicho nada a su esposa. Mejor así, pensó, la llamo desde la comisaría, no tiene sentido que venga conmigo. Unas quince cuadras lo separaban de la seccional segunda. Los autos se cruzaban en zigzag, el transito era un caos, cada semáforo una eternidad. El estomago comenzó a hacérsele un gran nudo. Por momentos le faltaba el aire. Bajó un poco el vidrio y el aire frío lo alivió un poco. Adonde aprendiste a manejar pelotudo, le gritó un tipo desde una camioneta todo terreno. Frenó, lo dejó pasar, por un momento pensó que se lo llevaban puesto. Otro semáforo. Creyó verla cruzando la calle. Sintió la angustia que le recorría el cuerpo. Como no se había dado cuenta de que ella no los había llamado. Era lo único que tenían. Más de una vez, si no fuera por su pequeña hija, las discusiones con su esposa hubieran terminado de otra manera. 


8 comentarios:

  1. ES Q NO ME ANIMABA A LEER...

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el Olvido II. En un rato, el mundo a contramano.

    ResponderEliminar
  3. ...

    ¡Auchh!, ¿Qué le sucedió?

    ¡Caray!, aquí en mi país estas cosas son tan frecuentes. Me resistó a tomarlo como algo común.

    Espero el desenlace.

    Te mando un saludo mi querido oveja negra.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  4. estoy de vuelta querido y listísimo para leer estos textos q escriben q, como los caminos q nos muestras, no tienen fin.

    ps. y claro, también listo para el mundial!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
    me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@gmail.com
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Catherine

    ResponderEliminar
  6. Uau, aunque no entendí un jocara, me gustó el movimiento del relato mientras el tránsito agudizaba sus conflictos y le llevaban a reflexiones íntimas

    Salud

    Estercita

    ResponderEliminar