Dulce companía

Olvido V

La primera en notar el cambio fue su madre. Parece que tu hijo está noviando, comentó una mañana, mientras le servia el desayuno a su esposo. Y él abrió el diario y sin hacer ninguna acotación, se sumergió en las noticias del día. Los tres meses pasaron como si nada. Un buen día, dejó la clase y todos los alumnos le agradecieron su paso por el aula.  Uno a uno lo fueron saludando. Ella esperó hasta el final. Se acerco lentamente, como midiendo cada paso. Extendió su mano, que el tomó tímidamente y mirándolo –como solía hacerlo siempre- a los ojos, le susurró: ¿cuando no entienda algo, puedo molestarlo Contador? Cuente conmigo, para lo que necesite, aunque usted es muy buena alumna, no creo que vaya a necesitar de mi, pero anote mi teléfono por favor y no dude en llamar si considera que hay algo en lo que pueda ayudarle. Si me devuelve la mano, voy a poder anotarlo, dijo  ella y dibujó una sonrisa en su rostro. Disculpe, dijo él -casi sin poder soltarle la mano-  es que, estoy un poco emocionado, ustedes han sido muy buenos alumnos. Metió sus papeles en el maletín y dejó el aula.

11 comentarios:

  1. el laburo me tuvo sin respiro y me alejé unos días del blog.
    a mi regreso encuentro esta sucesión de olvidos que me engullí en un instante!
    y ahora estoy con el estómago apretado: me has trasmitido una inquieta emoción contando como cuentas.
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. despedidas... que dificiles..

    ResponderEliminar
  3. despedidas... que dificiles..

    ResponderEliminar
  4. Creo que las despedidas, son el comienzo de nuevas etapas.
    Aunque estas sean siempre difíciles.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura de que entre los papeles que metió al maletín había una pequeña nota con un número de teléfono... la que ella posó en su mano...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Que impotencia se siente en esos momentos!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. parece que él tiene otras cosas en qué pensar y no en los cambios de su hijo, tampoco en mantener una conversación con su esposa

    ResponderEliminar
  9. Romance a la vista. Miedo al compromiso. Es lo que veo. ¿Continuará, verdad?

    Muak

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante como describes el mundo de los sentimientos, me haces meterme dentro de cada escena.

    Saludos

    ResponderEliminar