Dulce companía

Tormenta

Me cuesta encontrar la ruta. Estoy como detenido en el tiempo. Atrapado en una inmensa manta blanca. La sensación de no ir hacia ningún lado me invade y debo esforzarme para que el vértigo no se apodere de mí. El transcurrir monótono va minando mis esperanzas de salirme, de que el clima cambie, de que amaine el temporal en el que terminé atrapado. Bajo un cambio. Me olvido de pensar en ese futuro, por ahora tan incierto. Se que voy a pasar este momento. Más por intuición que por certeza, sigo deslizándome sobre la huella. No es la primera ni la ultima tormenta que me toca atravesar. Se que depende mí y que puedo como nunca volver a confiar en lo que puedo dar. Mañana, me digo, voy tener que contarle a alguien esto.

13 comentarios:

  1. Las tormentas...SIEMPRE acaban pasando. Besos

    ResponderEliminar
  2. ya se q es repetitivo, pero.. mira fuera, hay un sol precioso, yo lo estoy viendo... te espero?

    ResponderEliminar
  3. Las tormentas pasan, y luego sale el sol dandonos su calor y su energia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. hay muchas veces que nos encontramos perdidos... pero cuando encontramos el camino ¡qué gratificante es!

    ResponderEliminar
  5. Lo pasajero debe ser la incertidumbre que ocasionan las tormentas, lo perdurable, es lo que aprendemos de ellas...


    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Pues aquí estamos para escucharte y para acompañarte en tu odisea.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tras la tempestad, llega la calma... al menos eso dicen.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Lo que dices guarda la certeza de quien ya ha vivido momentos similares y sabe que todo termina pasando.

    Algo bueno nos tiene que aportar la experiencia auque esta fuese mala, no?.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Casi siempre,todo muro y toda puerta abierta de par en par, está en nosotros.Como lo está perpetuar las tormentas, atravesarlas o esperar a que pasen.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tormentas nos da la vida para mantenernos despiertos ante las adversidades.

    Besiños

    ResponderEliminar
  11. siempre es bueno contar una tormenta, si? es noche de domingo, y hay vino, pan y queso.
    te escucho...

    ResponderEliminar
  12. tormentas en las que las brújulas de poco sirven...

    ResponderEliminar
  13. ... al final se lo has contado a mucha gente...

    Estar bajo una tormenta de nieve o granizo es para morirse de miedo...

    Abrazos.

    ResponderEliminar