Dulce companía

Olvido X

Ese año pasó volando. Ella terminó la carrera. Fijaron fecha de casamiento. El ocho de agosto, es buena fecha, de paso nos ahorramos una fiesta y es el mejor regalo que voy a tener para mi cumpleaños, le dijo una tarde en el estudio, en donde comenzó a trabajar apenas recibida. A tu mamá le encantó el departamento y me dijo que estaba muy bien que sea de dos dormitorios, porque seguro que pronto se va a agrandar la familia. El, acompañaba el monologo de ella, casi sin hacer comentarios. De la alumna sencilla y tímida que un día levantó la mano en la clase para hacerle una consulta, ya no quedaba nada. En su casa, ella, con la complicidad de su madre, ocupaba todo el espacio familiar. En el estudio, con la complicidad de su padre, había comenzado a hacerse cargo de clientes importantes, clientes que él alguna vez creyó que –con el paso del tiempo- iba a heredar, pero que ahora, ella tomaba sin que medie explicación alguna. Una mañana fría de agosto, se casaron. Muy pocos invitados. Sus tíos de Entre Ríos no pudieron viajar. Están complicados con la siembra, dijo ella, seguro que apenas puedan van a venir a conocerte. Después no se habló más de ellos. Ni de nada que tuviera que ver con su pasado. Una vez, hablando de sus amigos de la secundaria, le preguntó si no tenía fotos de esos tiempos, de sus amigas o amigos de la infancia. Y ella, cruzándole el brazo por la espalda, le dijo muy suavemente al oído: mi amor, yo voy a ocuparme de mi pasado cuando no tenga futuro.

9 comentarios:

  1. AY ¡El pasado no puede ignorarse!!!! besos

    ResponderEliminar
  2. Si se vive de recuerdos, se envejece antes. Gran blog este ;)

    ResponderEliminar
  3. a mí ese hombre me da mucha pena, ésa es la verdad


    no lo veo disfrutando del paisaje, sólo aguantando el temporal, como el pajarillo de la preciosa fotografía

    ResponderEliminar
  4. Tampoco es cuestión de quedar "pegado" en el pasado, pero tampoco se puede obviar...

    No se, a mi me da "cosa" esa gambeteada con el pasado.

    Saludosss!!

    ResponderEliminar
  5. Mirar hacia adelante!! Aunque una ojeada en positivo sobre los buenos aprendizajes viene bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. "mi amor, yo voy a ocuparme de mi pasado cuando no tenga futuro."

    FANTÁSSSSSTICO... aunque tal vez poniéndone detallista diría: voy a ocuparme de mi pasado cuando not enga PRESENTE (porque soy fanática del HOY.)

    ResponderEliminar
  7. El futuro no existe, mejor atender el presente sin detenerse en el pasado.

    Abrazos, Monique.

    ResponderEliminar
  8. cuando venìa a decirle que no lo dejara olvidarse de la libertad...lleguè tarde!

    pero igual, sáquelo de ahí! sacùdalo! empújelo! que tambien se está olvidando de la alegría, y del amor, se dio cuenta?

    bueno..., yo le avisé.


    besos

    ResponderEliminar
  9. El pasado va irremediablemente ligado al presente y al futuro de cada uno. Obviarlo es negarse a sí mismo.

    La foto es chulísima. Muak

    ResponderEliminar