Dulce companía

Olvida IV

Cuando le ofrecieron la suplencia en la Facultad de Ciencias Económicas, primero pensó en decir que no. Nunca se interesó en la enseñanza. El que sabe, sabe y el que no enseña, repetía, casi como una muletilla, cada vez que le preguntaban porque no daba clases. Sus notas -siempre destacadas-  su buena relación con el decano y el respeto que el apellido de su padre imponía en el medio, eran toda una carta de presentación. Pero no, no se veía frente a una clase impartiendo conocimientos contables. Se sentía muy cómodo trabajando en el estudio de su padre y nadie discutía que con el tiempo todo iba a quedar bajo su mando. Me lo pidió de favor el decano y es solo por tres meses, se justificó cuando tuvo que explicar, que ese día, se retiraba más temprano de la oficina. El Contador Bardacci va a tomar por estos meses la cátedra de Finanzas de Empresas, es un profesional recibido en esta casa con todos los honores, así que descuento que todos van a saber sacarle provecho, dijo el Decano y lo dejo frente a una docena de jóvenes alumnos. Ella lo miraba con especial atención, con la mano sobre el mentón y los anteojos casi sobre la punta de su nariz y esos ojos que no solo miraban sino que se dejaban ver. Alguna consulta sobre el tema preguntó y ella como si lo hubiera estado esperando, levanto la mano y con una voz suave pero muy firme se dejó escuchar; yo profesor. Contador señorita, aclaró él y sintió una turbulencia hormonal que atormentaba su cuerpo.


10 comentarios:

  1. ese cielo es pura turbulencia, como las hormonas del profesor
    ...
    ¿cómo las hormonas de la alumna también?

    ResponderEliminar
  2. Alberto!!! bienvenido a mi blog!! te espero alli siempre que puedas y aqui estare tambien!! me guto tu blog!
    besos

    ResponderEliminar
  3. mmm...atracción profesor-alumna, me gusta!



    :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hummm! Atracción fatal...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Nadie está a salvo de las turbulencias hormonales.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Evidentemente, las hormonas atormentan a todos!!

    Nadie puede escaparrrrrr!!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Desequilibrios hormonales en la facultad de ciencias económicas… parece una imagen surrealista.
    Pero sucede.
    Saludos.


    Visite: www.lengua-libre.blogspot.com
    Filosofía, letras y otros males menores.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la visita y el comentario,,,

    ¡¡¡Qué bueno es Giecco!!!

    Desde 14.000 kilómetros...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  9. Nadie está libre..........saludos

    ResponderEliminar