Dulce companía

Intendente Modelo




Ninguna explicación oficial a lo no concurrencia del Intendente Méndez al acto oficial del 9 de Julio, ni oficial ni extraoficial. Todo pasa como si nada, la desubicada actuación del Diputado por el pueblo, usurpando el lugar, que en ausencia del Jefe comunal, reemplaza legalmente el Presidente del HCD, que en este caso optó por quedarse parado al lado.

Es cierto que la jornada de ese fin de semana largo, para algunos fue más larga, sobretodo a la hora de acompañar al Pancho Dotto para hacer más placentera su estadía en este gélido lugar. Dicen que el empresario de las pasarelas, se fue sorprendido por el aguante que le propició el Intendente, sobretodo a la hora de degustar champagne.

Tal era la emoción del circunstancial empresario, que no escatimaba adjetivos para realzar la figura de Méndez. ¡Este es un Intendente Modelo! Habría exclamado antes de partir hacia Bs. As., cumple con todo, para él no existe la noche o el día, puede acostarse muy tarde y lo mismo está temprano cumpliendo con sus obligaciones cívicas.

Pero esta vez, algo pasó y Méndez se vio obligado a permanecer en su despacho y contemplar desde ahí ese cada vez más protocolar escenario, que les achica a los funcionarios el fin de semana largo. No creo que haya tenido que ver con los festejos de la fiesta del hielo, ni siquiera el cansancio de la ajetreada agenda que se impone. Me inclino por creer, que nuestro Intendente, está después de doce años, asumiendo que le queda poco tiempo para ordenar sus cosas oficiales y que no existe garantía alguna que le de tranquilidad que en el futuro inmediato, le comiencen a pasar las facturas por sus desaciertos políticos.